Se agranda la grieta de cara a 2023
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Se agranda la grieta de cara a 2023

El Gobierno y la oposición vuelven a tensionar la agenda a nueve meses de las PASO. El kirchnerismo atento al fallo de Vialidad. El ala moderada de la oposición frente al desafío de una mayor polarización.

Compartir

El escándalo que se vivió el pasado jueves en la Cámara de Diputados por los duros cruces entre la bancada oficialista y la de Juntos por el Cambio, sin proyectos pesados en debate, pero fogoneado por la disputa previa por la representación parlamentaria en el Consejo de la Magistratura, hace prever un incremento una polarización que tendrá su cénit con la campaña de las elecciones nacionales de 2023. Ese clima de tensión también anticipa un “martes caliente” cuando todos los radares de la política estarán enfocados en los jueces del Tribunal Oral N° 2, que dictarán sentencia en la denominada causa Vialidad en la que Cristina Kirchner es una de las acusadas.

En el kirchnerismo optaron por no adelantar si se movilizarán o no a Comodoro Py. Pero se descuenta que si llegara a haber una condena contra la Vice, sectores de La Cámpora y sindicatos afines -la titular del gremio de los trabajadores Viales, Graciela Aleñá, ya lo adelantó, por caso-, ganarán la calle para expresar su repudio. Esta suerte de tensa calma es la que enfrenta un Gobierno que el único norte que sigue es dar cumplimiento al acuerdo con el FMI, que finalmente fue aceptado por la Vicepresidenta, para poder evitar un agravamiento de la crisis socioeconómica.

Pasada la tercera revisión con el organismo multilateral y con el aliciente de un nuevo desembolso desde Washington por US$ 6 mil millones que le permita hacer frente a las acreencias, el Ejecutivo medita cómo continuar el sendero de ajuste fiscal en un año electoral en el que se juega la continuidad en el poder.

Paso en falso

Desarrollo Social, en este sentido, viene de dar un paso en falso al intentar avanzar con las auditorías en los planes sociales y dar de baja miles de beneficios en la previa al cobro del Salario Social Complementario (SSC) de noviembre.

Si bien las incompatibilidades, beneficiarios que han comprado dólares o tributado Bienes Personales, están judicializadas no hubo una negociación política previa y generó una nueva crisis interna.

La contundente respuesta de los dirigentes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) en el Puente Pueyrredón forzó la intervención de Alberto Fernández que volvió todo a fojas cero; también está en duda el anunciado desenganche de la fórmula para fijar el SSC con la mitad del salario mínimo.

En las organizaciones sociales sostienen que el objetivo de la depuración de los planes era dar aliento al plan de ajuste que lleva adelante Sergio Massa y que la pelea política “con los piqueteros” le sirvió a la ministra Victoria Tolosa Paz (Desarrollo Social) para posicionarse con vistas a una eventual postulación en 2023. Lo que dejó en claro el episodio es que la falta de conducción política en el oficialismo puede parir nuevos conflictos internos.

Bono de fin de año

Durante la próxima semana el Gobierno anunciaría el bono de fin de año para trabajadores del sector privado que ganen menos de $150 mil, según “el corte” que se estaría analizando por estas horas, que negocia la ministra “Kelly” Olmos (Trabajo) y su par de Economía.

Esta herramienta para recomponer ingresos, con todo, no cumpliría con la demanda del cristinismo de universalizar el pago de “la suma fija” ni de los intendentes del Conurbano que han reclamado una asistencia financiera para poder otorgar la mejora a los municipales.

Aunque la inflación de noviembre que el Indec informará el 15 de diciembre pareciera descender un escalón del 6,3 que dio en octubre, en ese mes el salario real medido por el RIPTE (promedio de los sueldos formales) volvió a caer y registró el valor más bajo desde abril de 2006. Esa es la dura realidad que debe enfrentar un oficialismo que prende velas a un nuevo congelamiento, “Precios Justos”, cuyos efectos positivos podrían ser efímeros sin resolver las cuestiones de fondo que empujan los precios para arriba.

A falta de un proyecto sólido en el oficialismo, hay intendentes del Conurbano y también integrantes de la mesa chica de la CGT que comienzan a simpatizar con una eventual candidatura presidencial de Massa. Están convencidos que la Vice no será candidata “porque “no pasa un balotaje” y que se siente más cómoda como “ordenadora” del oficialismo y con la intención de renovar la banca que ganó en el Senado en 2017. El tigrense niega que vaya a ser candidato, pero sería parte de una calculada estrategia.

“Cristina lo que no domina lo trata de dividir”, dijo un jefe sindical consultado al fundamentar la desconfianza de la CGT con el armado político con el que la Vice quiere dotar de “esperanza” al oficialismo. Mientras la central de calle Azopardo conmemoraba el 17 de Octubre en Obras Sanitarias, el kirchnerismo logró juntar al moyanismo, a las CTA y a otros gremios afines en Plaza de Mayo para recordar el Día de la Lealtad.

“Bolsillos flacos”

Si bien los popes sindicales van a jugar con el oficialismo y aspiran a pelear lugares en las listas de candidatos a nivel distrital, saben que de continuar esta sensación de “bolsillos flacos” la oposición tendría chances de volver al poder. Y pese a haber lanzado advertencias que no tolerarían una reforma laboral ortodoxa, por lo bajo hay gestos hacia Horacio Rodríguez Larreta, de quien destacan “su capacidad negociadora” ante la intransigencia de los “halcones del PRO”.

El problema del alcalde porteño es que, de crecer este clima de confrontación, quedaría opacado por posturas más duras como las de Mauricio Macri y Patricia Bullrich en su mismo espacio.

Moderación

En el radicalismo impera una mayor moderación. Facundo Manes se mostró en contra de lo ocurrido durante la frustrada sesión de Diputados y en ver al país “bloqueado políticamente”. El precandidato presidencial, que viene de compartir acto en Formosa con el otro postulante radical, Gerardo Morales, busca “caminar hacia el futuro” con una propuesta que salga de la grieta y permita generar consensos que se traduzcan en planes que pongan a la Argentina en un sendero de desarrollo.

Pero producto del clima de polarización, recibió críticas de varias espadas del PRO, como el ex presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, que cuestionó sobre qué “prácticas” no deberían suceder más como sugirió el neurólogo, si sesionar “sin quórum o impedirlo”. Es que los legisladores más radicalizados de JxC pusieron de manifiesto en las irregularidades en las que habría incurrido la titular de la cámara baja, Cecilia Moreau, al intentar iniciar la sesión preparatoria que debía designar autoridades y tratar la creación de unas ocho universidades.

Sí hubo coincidencia en el armado opositor en repudiar la decisión de la dirigente massista de frenar la nómina de consejeros en la Magistratura en representación de Diputados.

Asimilaron esa medida al plan que, a su entender, impulsa Cristina para intentar “colonizar” este organismo con la postrera intención de influir en la designación y sanción de jueces.

La agenda judicial de la Vice seguirá marcando el devenir del oficialismo. Pero también resulta un poderoso aglutinante para una coalición opositora en la que abundan las diferencias y aún no ha logrado acordar de qué forma seleccionará las fórmulas con las que intentará regresar a la Casa Rosada.

Katopodis llamó a movilizarse

El ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, convocó a "expresarse en las calles" cuando se conozca el próximo martes la sentencia contra la vicepresidenta Cristina Kirchner en la denominada causa de Vialidad, y advirtió que lo que puede pasar es "muy grave". 

"Tenemos que tener la capacidad, la templanza y la decisión de expresarnos en las calles y de todas las maneras posibles, porque lo que puede pasar esta semana es muy pero muy grave", subrayó Katopodis.

El funcionario nacional consideró que "no van contra Cristina, sino que apuntan contra Cristina y lo que ella representa", además de cuestionar que la vicepresidenta es "la única ciudadana argentina que tiene que probar su inocencia".

"Vamos a estar muy firmes esta semana, expectantes con la sentencia. Lo que está en juego, más allá de un proceso judicial, es cuánto se puede avanzar sobre nuestra gente, qué reserva tiene el peronismo, cuántos son. Ellos hacen la cuenta de que si se la cargan a Cristina el peronismo les dura 15 minutos", apuntó el ministro en un mensaje direccionado hacia la oposición.

Comentarios