noscript
´Krakovia´: Los pergaminenses que “dominan” las montañas
HISTORIAS DE VIDA

´Krakovia´: Los pergaminenses que “dominan” las montañas

Son especialistas en ´trail runner´. Es uno de los grupos más antiguos y de referencia en Pergamino. En qué consiste esta disciplina, la preparación, los desafíos, el entrenamiento. Diarionucleo.com entrevistó a Daniel Tassarolo, uno de los deportistas del grupo.

Compartir

En constante crecimiento, el Trail running gana más adeptos día tras día. Es una disciplina que consiste en correr, de modo competitivo o recreativo, por senderos, huellas, caminos rurales, atravesando selvas, bosques, ríos. La diferencia con la pista, la ruta, son los distintos obstáculos naturales que se les presenta a los corredores. 

Diarionucleo.com entrevistó a Daniel Tassarolo, uno de los integrantes del grupo “Cracovia”. Este arquitecto, de 46 años, integra uno de los grupos más antiguos y de referencia en la ciudad, junto a: Ariel Ramos, Fernando Morais, Alejandro López Hiriart, Emilio Lavezari, Eric Bontempo, Federico Zorza, Francisco Ollua, Ignacio Rodríguez, José Anna, Juan Martín Digilio, Leandro Mesonero, Pablo Becerra, Ramiro Cabrera, Tomás Biscayart, Gonzalo Domenech, Marcelo Schieloh, Guillermo Irizar, Marcos Almeida, 

Daniel, para aquellos que no conocen la disciplina. ¿Qué es el Trail runner? 

DT: “Por suerte, la disciplina está cada vez está más difundida, cada vez somos más los que corremos en montaña. El Trail, básicamente, es correr en la montaña. Son carreras que, mayormente, se termina corriendo en Córdoba, en Mendoza, en lugares donde hay un terreno irregular, que es bastante ajeno a la geografía que tenemos acá. Es muy lindo y atractivo por el paisaje donde se corre”.  

¿Cómo nace este grupo que vos integras?  

DT: “El grupo se llama ´Krakovia´. Somos un grupo de amigos, somos una especie de hermandad. Somos todos corredores de montaña, algunos que estamos en actividad y otros que están más retirados, por distintas circunstancias, pero formamos un grupo bastante grande. Más allá que tengamos entrenadores distintos, ya hace casi 10 años que tenemos este grupo.

Nos retroalimentamos continuamente, con carreras nuevas, desafíos nuevos, distancias nuevas; la idea es correr carreras que por ahí no hayamos corrido, superando un poquito los límites que uno tiene pensado. No somos el único grupo que corre carreras de montaña en Pergamino, fuimos un poco referentes de esto, sobre todo los chicos que conformaron el grupo al principio”. 

¿Cuál fue la última carrera que hicieron? 

DT: “La ´Ultra trail´ de Córdoba, de los Comechingones, el 6 de octubre pasado, una cerrera muy linda”.  

¿Cómo es la preparación?, porque acá en Pergamino no tenemos montañas cerca 

DT: “La mayoría de la gente que se anota en estas competencias viene de lugares de geografías como las nuestras, muy diferentes a los lugares donde vamos a correr.  Hay una parte aeróbica, que si bien uno la puede asemejar bastante corriendo el llano, no hay mayor problema, pero después hay que reforzar muchísimo con gimnasio.

Lo que buscamos es ver cómo podemos sumar desnivel y subidas, practicar subiendo con trabajos de fuerza. Nosotros vamos mucho a los laterales de la autopista, a los rulos de la autopista, entrenamos en cintas inclinadas en algunos gimnasios, intentamos hacer el terreno irregular, las subidas. Cuando vamos a las carreras hablamos con gente de otras ciudades del llano y todos terminamos haciendo más o menos lo mismo; porque la gente que tiene la montaña ahí, como ser de Córdoba, Mendoza, San Luis, San Juan, sí pueden entrar en algo más parecido a lo que después terminamos corriendo, el resto no”. 

¿Y hay una ventaja, se nota esa diferencia a la hora de correr? 

DT: “Sí, sí, se nota, en las partes que son más llanas y menos trabados no. Se dice que la carrera es técnica cuando tiene un terreno que es muy complicado de correr y que necesita de mucha experiencia en ese tipo de terrenos, un terreno demasiado específico, un terreno muy trabado, con muchas piedras, donde vos no podés pisar, no podés llevar una cadencia como la que llevas en la calle. En realidad, en la calle depende de tu capacidad aeróbica, pero allá en la montaña hay mucha diferencia entre alguien que vive en la montaña o alguien que no vive en la montaña, alguien que entrena o no en la montaña. Cuanto menos técnica sea la carrera, más nos emparejamos; cuanto más técnica sea la carrera, más distancia se saca, no solo en la subida, que uno piensa que en las subidas se sacan muchas distancias, pero en la subida podemos traccionar todos con un poco más de fuerza, el tema es en la bajada. Cuando la carrera es muy técnica los que están acostumbrados bajan muchísimo más rápido. Cuando no está tan preparado, no tenes tanta gimnasia para bajar muy rápido, por el miedo a caerse, terminas bajando más lento y te sacan mucha distancia”. 

¿Los circuitos en Argentina son más o menos los mismos o van cambiando?

DT: “Pueden ser muy similares de una edición a la otra, pero siempre tratan de hacer variaciones. Por ejemplo, se larga generalmente en una ciudad, en un pueblo, y los primeros kilómetros son, generalmente, siempre los mismos, pero después buscan cambiar el recorrido; porque a diferencia de las carreras de calle acá lo que determina que una carrera sea exigente es lo que se le dice desnivel de la carrera. O sea, cuántos metros vos terminás subiendo, eso se dice desnivel positivo. Entonces, buscan cada vez hacerlas más exigentes, con más desnivel positivo. Por ejemplo, esta carrera de 120 que corrimos en Córdoba tenía 5600 metros positivos, si lo pensas es un montón”. 

¿Cuál es la competencia tuya, particular, que más te gustó correr? 

DT: “La que corrimos en abril, que fuimos con seis amigos de este grupo. Corrimos los 110 kilómetros de Patagonia Run. Para mí fue la mejor, por el tipo de carrera que fue, por la organización, por el nivel, porque si bien al ser una carrera larga y ser muy dura tenía mucho desnivel, correr 110 kilómetros, más de 21 horas, con cinco amigos, más en la montaña, la verdad que fue una experiencia única, espectacular. Estuvimos corriendo más de 12 horas de noche, fue una cosa impresionante”. 

¿Y acá en Pergamino participan de las competencias como Leandra Barros o la Merced? 

DT: “Yo arranqué corriendo en calle, me dediqué muchísimos años a correr 42 kilómetros como prueba de preparación en atletismo. Este año, después de Patagonia, corrí los 42 de Rosario, hacía como cinco años que no la corría. Tanto para las carreras de la ciudad o en el partido tratamos de participar, para no perder velocidad, para no perder contacto con la parte de exigencia aeróbica, y siempre como para apoyar las carreras locales, que está bueno que sigan estando”. 

¿Qué se viene para vos y el para tu grupo en lo que resta del año calendario? ¿cuáles son los próximos desafíos? 

DT: “Mirá, ahora recién tenemos una carrera para el año que viene en Córdoba. Es una competencia que tiene una particularidad, se larga de la Cumbrecita, se recorre toda la parte del cordón montañoso, tiene la licencia internacional de Mont Blanc de UTMB. Es una carrera sumamente exigente por los desniveles que tienen, el recorrido. Tenemos los cañones apuntados para esa competencia”. 

O sea, se viene como grupo una experiencia internacional…

DT: “Claro, exactamente. De forma individual cada uno ha corrido, por ahí, alguna carrera internacional. Hace poquito Fernando Morais corrió una carrera, con licencia de Mont Blanc, en Brasil. Ignacio Rodríguez, hace un par de años, también ha corrido en Corea, en Europa, en Estados Unidos, tienen un par de experiencias internacionales. Hoy se complica un poco a la ahora lo de pensar en el exterior”.  

Imagino que al ser amateur es todo costeado por uno mismo… 

DT: “Esto es completamente amateur, todo a plumón. Todo depende de las distancias que uno quiera correr, y el nivel y la preparación que uno quiera tener. No es que sea caro el deporte en sí. Necesito un calzado un poquito más especializado, quizás, que el de la calle. Hoy está todo difícil. Hay que ir buscando las carreras que uno pueda correr”. 

¿Qué significa para vos esta disciplina? 

DT: “A mí me encanta correr. El poder compartir con el grupo es muy importante. Me encanta correr en llano, en montaña, en circuito, en la pista. Yo tengo desesperación por salir a correr, y por salir a entrenar, la paso bien. Sé que son duros los entrenamientos. Aunque no tenga ganas salgo igual. Para mí correr es como un cable a tierra, la paso bien, me da realmente satisfacción, no lo siento como un pesar o como una obligación. Hay gente que le cuesta, quizás si no tiene un grupo para entrenar es más complejo. Yo entreno solo, todos los días”. 

Se trata de mucha constancia, perseverancia, como muchas cosas en la vida para obtener logros, ¿no?

DT: “Tal cual. Uno muchas veces en los circuitos, sobre todo en el Trail, te cruzas con gente que por ahí no tiene un físico ideal como en las calles, que por ahí uno ve físicos más preparados, y no tienen un ritmo impecable, pero llegan, va en su ritmo, en su mundo, disfrutando. La persona lo disfruta igual que el que llegó primero, décimo o cien. Está bueno eso, que todos podamos disfrutar lo que realmente nos gusta. 
Cualquiera de los que hace esto no lo puede hacer si no cuenta con un apoyo familiar. Yo no lo podría hacer sin el apoyo incondicional de Ana, Lucho y Sol, que me bancan en todas, y de Ale Amarilla, mi entrenador, de la ciudad de Colón. 
Cuando uno empieza a correr distancias un poco más largas termina robando horas de familia, en algunos momentos. Todos los entrenadores que tenemos nos entrenan como si fuéramos élites. Uno esto lo hace con corazón, con gusto, y con un poco de ayuda y colaboración del resto, sino sería imposible”. 
 

Comentarios
Los Pumas derrotaron a Uruguay

Los Pumas derrotaron a Uruguay

Lectura recomendada