Deseos
MARKETING APLICADO

Deseos

Recuperar el contenido.

Compartir

Sucede sobre todo en esta época, que se caracteriza por la agitación vinculada a las fiestas y el apuro por enviar saludos. Por momentos, el whatsapp se satura de “la nada misma” y el universo digital se llena de un “sin sentido” abrumador, repleto de mensajes de cartón pintado. 

La gran mayoría de los emisores “googlea” palabras claves para encontrar una imagen que les permita multiplicar ese deseo enlatado, masivo e impersonal: “Fiestas, saludos, brindis”, “enter” y ahí está: lo que brota de internet son un cúmulo de imágenes horribles que colapsan nuestro celular. 

Copas, muérdagos, algún Papà Noel bizarro o mucho peor, la composición de todo eso en una misma pieza. Lo que sigue es todo eso que brota por mail y whatsapp. Muchos le suman un logo o firma personal al pie, otros directamente lo reenvían, a todos. Sin distinción. Incluso, lo más llamativo es que por lo general recibimos saludos de personas que no conocemos. 

Lo importante, según esta lógica, es sumar volumen, enviar, sin pensar, sin desear concretamente algo para alguien. Mucho menos postular una posición particular respecto a la época, alguna reflexión o intención genuina, original y personalizada. 

Muy pocos lo reconocen, nadie lo manifiesta. Quizá es antipático pero el resultado de esta interacción es la molestia o la indiferencia total. Algunos incluso, llegan a evadir la situación bloqueando contactos o dejando el celular en un cajón. 

El concejo es bajar la espuma, ubicar al receptor en el centro de la escena y preguntarnos ¿verdaderamente la gente está esperando mi mensaje genérico? ¿Acaso no es mejor un párrafo breve y sincero para unos pocos? 

El desafío es recuperar la palabra, que es el origen de los mensajes. Volver a escribir, con nuestras palabras, como salga. Esa es una forma de desear con sinceridad. Menos es más. En un contexto donde estamos hiper-conectados y muy poco vinculados, siempre será mejor recibido un mensaje privado, breve, sincero, directo y simple. Por eso, hoy te deseo a vos, que estás leyendo estas líneas. Si, solo a vos. Feliz Navidad! .

Comentarios