El fracaso del ministro Guzmán
OPINIÓN

El fracaso del ministro Guzmán

Esta semana el tema central fue la salida del ahora ex ministro de Economía y sus consecuencias.

Compartir

En estos días todos los medios gráficos y televisivos abundaron con noticias relacionadas con la renuncia del ministro Martín Guzmán, en cierto modo sorpresiva porque el momento tal vez no era el más oportuno y es probable que haya sido por un elevado grado de cansancio, producto de los continuos cuestionamientos que le realizaba la Vicepresidenta y que, de alguna manera, no eran contenidos por Alberto Fernández, ya que su poder se fue desgastando poco a poco, quedando hoy prácticamente el Gobierno con un poder compartido. 

Lo que quiero señalar con este escenario es que el pobre Guzmán tuvo que lidiar con una disputa por el poder entre el Presidente y la Vicepresidenta que lo desgastó y no pudo llevar adelante un plan económico para salir de esta crisis. Y les puedo asegurar que ningún plan económico puede ser exitoso, sino es acompañado por un consenso de la clase política que gobierna.

La nueva ministra de Economía deberá convivir con esta situación, lo que de movida le va a generar un problema adicional a los que ya tiene: controlar un dólar blue indomable, un déficit fiscal enorme, tarifas subsidiadas, escasez de dólares en el Banco Central, y una tasa de inflación descontrolada, por nombrar los problemas más importantes. Qué nos depara el futuro es muy difícil de pronosticar, pero lo que sí es seguro es que si el gobierno no da señales de confianza a los mercados vamos a chocar, como el Titanic, y tendremos que arrojar los botes al agua para salvarnos. Como ya sabemos, los botes no van a ser suficientes para todos y algunos quedarán en el camino.

Ahora, qué ha provocado también la renuncia del ministro: que prácticamente no hay precios de los bienes y servicios en el mercado y no los habrá hasta que el gobierno no dé señales claras de un plan económico sostenible y donde todos en el oficialismo estén de acuerdo, sino seguiremos con un dólar informal a la deriva y una inflación desbocada en los próximos meses.

El escenario actual es grave y el gobierno debe dar señales claras de que se va a alinear detrás de un plan económico que estabilice la macroeconomía. La ministra Batakis debe tomar el timón y llevarnos a buen puerto. Rápidamente la ministra debe salir a los medios y dar señales claras de un plan para estabilizar la macroeconomía.

No quiero, no obstante, ser tan pesimista, por eso, como ocurrió en otros países, es necesario alcanzar acuerdos mínimos entre el oficialismo y la oposición para salir de esta crisis. Tenemos el ejemplo de España e Israel, que pudieron salir de situaciones complejas en su momento, entonces me pregunto: ¿Estará nuestra clase dirigente a la altura de las circunstancias? ¿Se darán cuenta que los argentinos estamos cansados de ser cada vez más pobres y que no vemos un horizonte claro que nos permita tener un poco de esperanza?

Aldo García López
DNI  4974484   

Comentarios
Salud animal, salud pública

Salud animal, salud pública

Lectura recomendada

Pese a comprender el contexto económico, el enorme caudal de información disponible sobre enfermedades de origen animal resaltan l...