Qué imaginan distintas consultoras sobre el dólar y el índice de precios al consumidor
A FIN DE AÑO

Qué imaginan distintas consultoras sobre el dólar y el índice de precios al consumidor

Las proyecciones más radicales hablan del “Qatar” a $843 y de 133% de inflación.

Compartir

Como ocurre en cada año de elecciones presidenciales, los índices macroeconómicos adquieren una importancia especial ante su incidencia en las campañas políticas. 

Por eso este 2023 el frente político -como cada año electoral- cíclicamente genera incertidumbres en el campo de la economía. Por eso se torna más relevante analizar las variables más importantes que siempre tienen en vilo a los argentinos. 

De acuerdo a un informe de la consultora Focus Market, hay que seguir, en primer lugar, al tipo de cambio oficial, el cual actualmente se encuentra alrededor de los 193 pesos por dólar. Si tomamos en consideración la estrategia de Crawling Peg (sistema de tipos de cambio, definido por un valor nominal fijo que es frecuentemente ajustado y revisado por la entidad financiera) que estableció el Banco Central como política monetaria, el ritmo de devaluación mensual de la economía es de un 6,2%. De mantenerse constante la actual dinámica devaluatoria al finalizar el año 2023 se llegará a un valor de $368 por dólar.

Por su parte, de acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central de la República Argentina, la cotización oficial del tipo de cambio ascendería a $419 para el mismo período.

El estudio señala que si tomamos el tipo de cambio turista o Qatar, que se emplea para el pago de consumo con tarjeta en el exterior de acuerdo al actual ritmo devaluatorio, hacia fines de 2023 su cotización sería de $843 pesos. 

En tanto, si el dólar Qatar sigue a la inflación que proyecta el informe del REM veremos que finalizaría en $741 pesos. A su vez, en todos los casos la brecha con el tipo de cambio oficial sería en ambos casos constante del 100% sobrecargada con 30 % impuesto País, 45 % de Impuesto a las Ganancias y 25% de Bienes Personales. 

Otra variable clave a analizar es la balanza comercial, que según el último informe del REM las exportaciones terminarían en U$S86.608 millones y las importaciones en U$S80.363 millones. Estas proyecciones dependerán fundamentalmente de cómo los principales commodities reaccionen este año -como soja, maíz, sorgo- porque se encuentran afectados por la actual sequía y la situación se agrava cada vez más. El informe de la Mesa de Monitoreo de la Sequía del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca identificó 164 millones de hectáreas en sequía y 22 millones en sequía severa, por lo cual se espera una reducción de aproximadamente 20 millones de toneladas para esta campaña. Esto llevaría a que la cosecha se valuaría en U$S45.000 millones, generando así un faltante de más de U$S10.000 millones de dólares que afectarán al nivel de ingresos por exportaciones y que serían millones de dólares menos para importar insumos de primera necesidad, pagar a los acreedores privados, la deuda de los importadores pendientes y los pagos al FMI, entre otras obligaciones del Estado. 

Inflación y PBI

Otras dos variables de análisis son el Producto Bruto Interno (PBI) -el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos en el país- y la inflación. Las proyecciones para las principales con sultoras del país establecen diferentes puntos de análisis para el PBI, con crecimiento que va desde 2,8% al crecimiento nulo o 0%. En promedio hay un 2% entre el rango de estos valores. La dispersión de las proyecciones es muy importante. 

Con respecto a la inflación, proyectan como máximo que el índice de precios al consumidor llegaría en 2023 a 133% y como mínimo 84%. Estas proyecciones muestran una brecha de más del 40% entre estos valores, pero también es importante notar que hay valores medios de más del 100% para las otras predicciones de las consultoras sobre el nivel de precios. A su vez, esto llevaría a una diferencia de 122% entre la proyección más alta de las consultoras privadas y lo presupuestado oficialmente de 60% de inflación para este 2023. 

Estas cinco variables son solo una pequeña muestra de lo que puede pasar con la economía este año en nuestro país. “Siendo año impar históricamente los oficialismos no realizan los ajustes necesarios para ordenar las cuentas fiscales sin dejar un problema monetario y financiero a la siguiente gestión, como viene sucediendo en los últimos años en nuestro país. Las exportaciones serán claves para sostener las proyecciones de una economía en crecimiento pero si los dólares están ausentes la restricción externa será muy fuerte e iremos camino hacia un crecimiento nulo en 2023”, explica el estudio.

Los pronósticos de las consultoras pintan un año bastante complicado

Hace años que la inflación acapara la atención de la opinión pública, y 2023 no será la excepción. Luego del dato anual de casi 95% en 2022, las expectativas para este año ya comienzan ancladas en más de 80%, en línea con lo que vienen marcando las encuestas desde agosto. 

Los analistas esperan un sendero uniforme de la inflación, en torno al 5% promedio por mes para todo el año, sin perspectivas de una reducción gradual. 

Es que, tras el 5,1% de diciembre de 2022, los analistas estiman 4,9% para enero, un 5,3% para febrero y un 5,6% para marzo, lo que promete ser un primer trimestre álgido. En tanto, el segundo no va a ser muy distinto: pronostican un 4,9% en abril, 5,2% para mayo y 5,5 para junio. Y de julio en adelante poco se mueven del 5%, según la mediana de respuestas de los participantes de una encuesta de El Cronista. 

Teniendo en cuenta que las elecciones generales se desarrollan en octubre, la gente acudiría a votar teniendo una inflación acumulada de casi 60% a septiembre, último mes publicado del índice de precios (IPC) a la hora de los comicios. 

De cumplirse el pronóstico, el 80,5% que esperan para 2023 será el segundo mayor dato anual desde la salida de la híper, solo superado por el 94,8% del año pasado. 

De hecho, para 2024 tampoco se ve mucha luz en el horizonte, dado que ya en sus primeros registros las consultoras avizoran una inflación de 55%. 

En cuanto al dólar, las consultoras no variaron en demasía sus perspectivas respecto a meses anteriores. 

Para fin de año, las consultoras apuntan a un dólar oficial a $331, lo que implicaría un salto de 80% para este tipo de cambio y una depreciación de 44%. En 2022 la cotización oficial terminó en $183. 

En tanto, las expectativas sobre el dólar blue apuntan a $508 para fin de año, lo que implica un eventual salto del dólar de 47% y una depreciación del peso de 32%, aproximadamente.

Comentarios