Aval de Alberto Fernández para la compra del nuevo Tango 01
POR 22 MILLONES

Aval de Alberto Fernández para la compra del nuevo Tango 01

El Gobierno además deberá entregar la vieja aeronave presidencial.

Compartir

La Casa Rosada avanzó este jueves en la compra del nuevo avión presidencial que reemplazará al viejo Tango 01. Según confiaron fuentes oficiales, el presidente Alberto Fernández terminó de dar el visto bueno y se espera que hoy se publique  en el Boletín Oficial la decisión administrativa con la confirmación de la adquisición.

Se trata de un Boeing 757-256 por el que el Gobierno deberá desembolsar unos 22 millones de dólares además de la entrega del Tango 01, valuado en unos 3 millones de dólares.

Los fondos, según agregaron las fuentes oficiales, saldrán de nuevas partidas dispuestas por el Ministerio de Economía, desde la cartera que conduce Sergio Massa explicaron que se trabaja a contrarreloj en un crédito de 12 millones de dólares de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Según explicaron, el Poder Ejecutivo deberá depositar el monto en los próximos días en la cuenta de la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci), un organismo que depende de Naciones Unidas y que está a cargo de la operación de compra del avión, una aeronave con capacidad para 39 pasajeros con dormitorios y sala de reuniones.

Hace meses que en el Gobierno se debatía si era conveniente avanzar con la adquisición de un avión oficial -durante el gobierno de Cambiemos existió la misma discusión- que, cuando se termine de concretar, se sumará a la flota compuesta por los Tango 04 y 10, que todavía siguen operativos y que la Casa Rosada utiliza para vuelos cortos de cabotaje.

El Tango 01, adquirido en 1992 por Carlos Menem, costó en su momento unos 66 millones de dólares: desde 2016 que está parado y su mantenimiento anual asciende a los 220 mil dólares. La crisis económica y el ajuste que el Gobierno instrumentó en los últimos tiempos tras el acuerdo sellado con el Fondo Monetario hicieron que el Presidente ordenara frenar el proceso de compra iniciado en la OACI. Pero en estas semanas, Fernández cambió de opinión y habilitó que se apuraran los trámites.

La decisión se tomó después de la gira por París y Bali en la que el jefe de Estado tuvo el inconveniente médico que lo obligó a internarse en un hospital de Indonesia.

Para ese viaje, al igual que los anteriores, Fernández y la comitiva oficial volaron en un vuelo charter de Aerolíneas Argentinas que estuvo a disposición del mandatario pero que, por ejemplo, no contó con conexión a internet. Es decir, el Presidente y sus colaboradores estuvieron durante más de quince horas desconectados.

Un informe de la Secretaría General de Presidencia, a cargo de Julio Vitobello, resalta que “en la presente administración se llevan erogados unos 4.371.286,36 dólares” por alquiler de aviones para traslados presidenciales.

En ese mismo documento se detallan los riesgos para la seguridad del jefe de Estado y su entorno en vuelos comerciales, y el déficit en la “seguridad médica y electrónica”.

Comentarios