No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo
Comienzan a sonar nombres para el equipo del superministerio
CERCANOS A SERGIO MASSA

Comienzan a sonar nombres para el equipo del superministerio

Rigo volvería a Hacienda; De Mendiguren iría a Producción, Delgado a Agroindustria y Tombolini a Comercio. Se barajan anuncios en el plano impositivo y gestos al campo.

Compartir

En lo que el Gobierno presenta como un nuevo relanzamiento de su gestión, Sergio Massa asumirá el miércoles como nuevo ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agroindustria. Ese mismo día, el flamante funcionario comunicará las primeras medidas de la etapa que inicia. Pero antes, entre hoy y mañana, dará a conocer los nombres que lo acompañarán en su llegada al gabinete.

Así lo anunció el todavía presidente de la Cámara de Diputados en sus redes sociales. Y aunque no anticipó mayores detalles, comenzaron a trascender ayer retazos de su “hoja de ruta” como así también del equipo con el que completará el unificado ministerio.

Sobre las medidas, el propio Massa se encargó de sepultar una de las expectativas de la última semana al aclarar que “no habrá devaluación”.

A modo de pista de los anuncios que se vienen, cerca del fundador del Frente Renovador apuntaron a algunos de sus proyectos como titular de la Cámara Baja: “Alivio fiscal en ganancias con beneficio impositivo a los trabajadores y en monotributo” e “incentivos fiscales a los sectores que exportan trabajo argentino, energía, agroindustria y economía del conocimiento entre otros”. Algo que resumieron en una fórmula: “Alivio fiscal y generación de divisas”. En ello haría foco el ungido “superministro”.

También Massa buscaría recomponer la siempre conflictiva relación del kirchnerismo con el campo, un sector con el que mantuvo contactos los últimos días. Las medidas que se vienen podrían incluir iniciativas para el agro, aunque dan por descartado que entre ellas esté una baja de las retenciones, como vienen reclamando los productores.

“Ordenar la macroeconomía” es otro de los imperativos con los que asume Massa y sobre el que hay coincidencias en el oficialismo pone como prioridad. “Es una prioridad”, repiten las distintas patas de la coalición gobernante y admiten que esto se logra “controlando el déficit fiscal, la emisión y engrosando las reservas”. Algo que ni Martín Guzmán ni Silvina Batakis pudieron conseguir cuando estuvieron al frente del Palacio de Hacienda.

En cuanto a la política monetaria, las tasas de interés seguirán subiendo, según comentan fuentes del Gobierno: “La tasa positiva es una política cambiaria que se fijó el Banco Central desde el inicio de la gestión”, deslizaban ayer en pasillos oficiales y que “el nuevo ministro concuerda en que hay que cuidar a los argentinos que se quedan en pesos”.
Massa tomará las nuevas medidas rodeado de un elenco sobre el que ya trascendieron varios nombres.

Por caso, desde el Gobierno daban como casi un hecho el regreso de Raúl Rigo a Economía, como secretario de Hacienda, de donde se fue a comienzos de julio, tras la renuncia de Guzmán.

También se menciona como futuro secretario de Finanzas a Eduardo Setti, a cargo del Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de la Anses. Mientras se habla de otro experto en finanzas como Lisandro Cleri para integrar la mesa chica del Banco Central, que (pese a las dudas sembradas sobre su continuidad) seguirá presidiendo Miguel Pesce.

José Ignacio de Mendiguren, presidente del banco BICE, suena como secretario de Desarrollo Productivo, que dejó vacante Daniel Scioli, antes de regresar a la embajada argentina en Brasil.

Como secretario de Agroindustria, para reemplazar a Julián Domínguez, desembarcaría el especialista en temas del campo Gabriel Delgado. Y a la secretaría de Comercio iría Matías Tombolini, quien hoy integra el directorio del Banco Nación. Por fuera del esquema oficial, mucho se habla de los consultores externos de Massa. Allí aparecen nombres como el de Martín Redrado, Miguel Peirano, Javier Timerman o Emmanuel Álvarez Agis, de quien se dice que sería “el cerebro detrás del plan económico” en ciernes y que además es una fuente de “consulta permanente” de Alberto Fernández, como admiten incluso en el entorno presidencial.

En el radar de los economistas de confianza del tigrense aparecen otras figuras de renombre como Roberto Lavagna, con quien mantuvo un encuentro reciente después haber estado un tiempo distanciados.

También Massa tiene una muy buena relación con Marco Lavagna, titular del Indec que será confirmado en el cargo y que el nuevo integrante del gabinete pondera entre sus economistas de referencia. Del mismo modo, se descuenta que Guillermo Michel, experto en temas tributarios que seguirá a cargo de la Aduana, oficiará como asesor de Massa en cuestiones fiscales e impositivas. 

Precisamente, la agenda sobre la que el tigrense pretende hacer eje.

Comentarios