Pasó por Rojas la familia viajera que busca unir Argentina con Alaska
EN BUSCA DE UN SUEÑO

Pasó por Rojas la familia viajera que busca unir Argentina con Alaska

Gerardo y Florencia tienen tres hijos y recorren el país en un colectivo con un solo objetivo: conocer todo el continente americano. En diálogo con Diario Núcleo, contaron el motivo por el cual abandonaron la rutina y cómo vivieron sus primeros ocho meses de viaje.

Compartir

Sentados en la plazoleta Martín Güemes de Rojas, compartiendo unos mates Gerardo (37) y Florencia (31), oriundos de San Pedro, contaron su historia de viajeros, mientras sus hijos Rufino (6), Margarita (4) e Iruya (16 meses), corretean felizmente por un nuevo lugar. La familia contó que abandonaron su rutina para salir en busca de un sueño: unir Argentina con Alaska en su motorhome, llamado Atahualpa, junto a sus tres hijos.

Ambos se conocieron colaborando en el Hogar María Aroza de Gomendio de San Pedro. Florencia se desempeñó allí catorce años y Gerardo diez, mientras estudiaba su carrera universitaria. Luego comenzó a trabajar en un banco e incluso estuvo destinado a Junín.

Tenía un buen puesto de trabajo que proporcionaba una buena vida a su familia, pero -para ellos- los sueños siempre fueron más importantes que la estabilidad. “En el Hogar siempre les enseñé a los chicos que luchen por sus sueños, pero ¿y yo? ¿Para cuándo?”, comentó el viajero.

Su sueño siempre fue recorrer desde Argentina hasta Alaska, pero en ese momento consideraba que, si no lo había realizado a sus 20 años de edad, se había perdido la oportunidad. A su vida ya habían llegado Rufino y Margarita y tenía un buen trabajo. Pero un día se decidió. “Dije ¿por qué ya está? Se lo voy a decir a Flor, y se lo dije”, comentó Gerardo.

Hablando entre ellos acerca de este proyecto viajero, surgió el tema de conocer cuál era el sueño de Florencia. A lo que respondió que quería abrir un hogar de niños. Y ahí fusionaron ambas ideas para que nazca Alas por el Mundo.

"Ya llevamos recorrido casi 12.000 kilómetros, solo en nuestro país".

Alas por el mundo

“¿Por qué cumplir un sueño y esperar por el otro?”, se preguntaron. Ahí nació la idea de hacer durante el viaje las tareas que realizaban en el Hogar. Así, en cada lugar que viajan, paran y se acercan a un hogar o comedor. Allí hacen juegos y colaboran con alimentos; pero, especialmente, comparten grandes momentos. 

“La gente piensa que uno por ser gerente de un banco tenía la vida solucionada, pero en casa era el único ingreso y en ese momento éramos cuatro bocas para alimentar”, comentó Gerardo. Y agregó: “Estábamos bien, pero tampoco para generar un ahorro”.

Con los pocos ahorros que hicieron empezaron a armar su nueva casa: Atahualpa. “Desde el armado hasta salir en noviembre del 2021, tardamos tres años. En el medio nos agarró la pandemia y quedamos embarazados de Iruya, una vez que ella nació, le hicimos los primeros controles y salimos cuando ella tenía 9 meses”, recordó Gerardo.

El viaje

La familia ya lleva 8 meses viajando. Salieron desde su San Pedro natal, dieron una vuelta por el Litoral y volvieron a la provincia de Buenos Aires. De ahí hicieron toda la Costa Atlántica y bajaron por la Ruta 3 hasta Ushuaia. Desde ahí subieron por la cordillera de Los Andes. 

Hoy están en Rojas por ser previsores en cuanto al clima. “Desde marzo viene nevando. El invierno empezó muy temprano en el Sur con nevadas fuertes, así que decidimos venir para el centro del país”, comentó el viajero. Su próximo destino por estos pagos será Pergamino.

La idea de ellos es subir de nuevo por la cordillera por la Ruta 40 en septiembre y empezar a cruzar a Bolivia Perú, Chile y Ecuador.  Respecto del viaje, Gerardo dijo: “Si vos trazas desde el Obelisco hasta Alaska en el Google Maps son alrededor de 22.600 kilómetros y nosotros ya llevamos recorrido casi 12.000 kilómetros, solo en nuestro país”.

“Hoy elegimos el ser y no el tener, elegimos despertarnos todos los días al lado de nuestros hijos. Ellos son nuestro motor. El recurso más valioso que tenemos es el tiempo y nosotros le regalamos eso a ellos y ellos a nosotros”, comentó Gerardo.

Luego agregó: “Para nosotros la felicidad es saber que estamos en el camino correcto, nosotros estamos cumpliendo nuestro sueño, está bien yo todavía no llegué a Alaska y Flor todavía no abrió su Hogar, pero en este día a día estamos caminando hacía eso”.

El por qué del nombre

El nombre de su proyecto surge de Alas para ti, que era el grupo del hogar que estaba formado por la Congregación Hermanas Ángeles Custodio, en San Pedro. Al respecto Gerardo dijo: “ellas siempre hablaban de los ángeles y nosotros sentimos que en este viaje tenemos muchos compartiendo la ruta”.

En sintonía aseguran que se han encontrado con gente excepcional en este recorrido. Así destacan que muchas personas se acercan con comida o elementos como garrafas. “Una vez un señor se acercó y nos regaló una Play 4 para los chicos. Los días de lluvia la usamos mucho. La verdad que solo tenemos palabras de agradecimiento a todos esos ángeles que se han cruzado en nuestro viaje”, dijo Gerardo.


Cómo seguirlos en las redes

Para colaborar con la aventura de esta familia, invitan a seguirlos en sus redes sociales: www.instagram.com/alasporelmundo y www.facebook.com/alasporelmundo. Además, se puede colaborar económicamente haciendo una donación en la aplicación cafecito. Para eso hay que buscarlos con el nombre: @alasporelmundo.
 

Comentarios