Quién es el antropólogo que trabaja para que Rojas cuente con un Museo Municipal
CULTURA

Quién es el antropólogo que trabaja para que Rojas cuente con un Museo Municipal

El joven de 32 años estudió antropología en Rosario y en la actualidad forma parte de dos equipos de investigación arqueológica. Así, desde su lugar en el Municipio busca revalorizar el valor histórico de la ciudad y crear un espacio para su difusión.

Compartir

A principio de septiembre, se llevó a cabo en el Centro Cultural Ernesto Sabato de Rojas la primera muestra arqueológica, construyendo así el camino hacia la concreción de un Museo Municipal. De esta manera, el antropólogo rojense Franco Abatangelo fue quien estuvo a cargo de cuestiones administrativas, gestión y organización respecto a la curadoría de los objetos expuestos, recabando la información que ubica cada uno de ellos en sus contextos históricos y estar en condiciones de armar exhibiciones. 

“Fue una muestra donde confluyeron los trabajos de dos instituciones de las cuales formó parte. Una de ellas es el Centro de Estudios Antropológicos y Arqueológicos del Conflicto de la Universidad Nacional de Rosario donde en el 2018 comenzamos a excavar en Rojas”, relató Franco y contó que esa tarea se llevó a cabo en un sitio llamado Loma Negra, donde existió un acampe del ejército de Buenos Aires durante la guerra contra la Confederación Argentina. “Este equipo se dedica exclusivamente a la guerra entre Buenos Aires y la Confederación. Estamos excavando en los sitios de las batallas y los campamentos como Cepeda, Pavón, Rojas y Cañada de Gómez”, manifestó el antropólogo. 

Sus estudios

Franco contó que a los 18 años se fue a estudiar medicina a Rosario y en su primer año, cuando estudió todo lo que refiere a la evolución del hombre, se apasionó. “Me di cuenta que los que estudian eso son principalmente los antropólogos y también la cuestión de la medicina desde un enfoque social, no solamente biomédico. Ahí me empecé a interesar por las problemáticas sociales y el estudio de un abordaje más sociocultural”, sostuvo Abatangelo y agregó que “a los 23 años asumí el riesgo de estudiar la carrera de antropología y luego especializarme en arqueología que es una de sus ramas”. En ese sentido, expresó que más allá de los miedos de no poder solventarse, hoy no se arrepiente de nada. 

La muestra

Respecto a la actividad llevada a cabo a principios de septiembre, el profesional mencionó que “la convocatoria fue muy alta, mucho más de lo que yo esperaba. Me llamó la atención porque lo que estábamos exponiendo es un hecho muy poco conocido en nuestra historia local. La mayoría de la gente no sabe que en un suceso tan decisivo como fue la formación del Estado Nacional Argentino, Rojas tuvo un protagonismo bastante destacable al ser el cuartel general del ejército de Buenos Aires”, afirmó y agregó “pero, por suerte, hay mucha gente con interés en que se arme un museo, así que la convocatoria fue bastante alta”. 

En ese sentido, el antropólogo que hoy trabaja en la Municipalidad de Rojas con el objetivo de armar un Museo Municipal expresó que la ciudad contó con uno por un lapso bastante efímero entre 1977 a 1979. Luego, se cerró bajo el pretexto de que Rojas no tenía historia. “Yo quiero demostrar que Rojas realmente sí la tenía, y se llamó primeramente Museo Histórico. Ahora le cambié el nombre a Museo Municipal porque la próxima muestra tengo pensado mostrar piezas paleontológicas, como restos de gliptodonte, megaterio y toda la megafauna que vivió en esta zona hace unos 10.000 años atrás”, mencionó y añadió “mi intención es abarcar un poco otras temáticas también”. 

Museo Municipal

A pesar de trabajar duramente en la historia de Rojas y de recolectar documentos y piezas valiosas, Abatangelo dijo que hoy por hoy no cuentan con un espacio físico acorde para instalar un museo. “El trabajo que vengo haciendo lo publico de forma virtual o haciendo muestras itinerantes en la habitación que me facilitaron”, sostuvo y afirmó “la primera tuvo como temática el campamento militar y ahora estoy trabajando en una muestra sobre una biblioteca de una estancia muy famosa que hubo en Rojas, que fue La Criolla”. 

Así, la misma será el 17 de noviembre y luego se irá trabajando en base al material recabado, a la información encontrada para exponer y a la disponibilidad del espacio.

“En un principio buscamos distintos lugares posibles, como los antiguos talleres del ferrocarril que son muy comunes en los pueblos, pero los fuimos desestimando porque no son óptimos para convertirlos en museo y la verdad, la inversión que hay que hacer es muy grande”, reconoció y agregó “no tenemos demasiadas certezas sobre cuál será el futuro del museo, pero por lo pronto trato de trabajar de esta manera”. 

En cuanto al público al que apunta con sus muestras, el profesional reconoció que “es bastante heterogéneo” y “son vecinos que suelen seguir páginas de redes sociales sobre la historia de Rojas”. Pero, además, para su sorpresa, también asistió mucha gente de campo y escuelas agrarias. 

Su futuro

Abatangelo contó que su tesis de graduación se refiere justamente al sitio arqueológico de Rojas, pero que trabaja generalmente en todo lo que tiene que ver con la arqueología del conflicto. “En este momento en Argentina somos tres equipos los que trabajamos esta temática. Nosotros en la Universidad Nacional de Rosario que trabajamos guerra entre Buenos Aires y la Confederación; el equipo del Dr. Ramos de la Universidad de Luján, que trabaja guerra del Paraná; y el equipo del Dr. Carlos Landa de la Universidad de Buenos Aires, que trabaja más que nada revolución mitrista y otros conflictos similares.”, explicó y añadió “excavamos en sitios de batalla, campamentos y cantones, todas esas cuestiones. También estamos trayendo algunas prácticas más propias de países anglosajones”. 

Por último, mencionó que el año pasado, realizaron un proyecto llamado Arqueología Terapéutica, en el que llevaron a veteranos de Malvinas a excavar al sitio de Pavón para contribuir a su bienestar emocional. “El proyecto salió muy bien, también por esa emoción por los hallazgos que siempre sentimos y el espacio íntimamente relacionado a su vivencia como ser un campo de batalla”, aseguró y concluyó “mi idea sería replicarlo en otros lugares y de ser posible también acá en Rojas”.

Comentarios