Una experiencia única en el Parque Nacional Talampaya
TURISMO

Una experiencia única en el Parque Nacional Talampaya

Desde increíbles reservas naturales hasta valles encantados y enormes cañones, paisajes excepcionales y excelente gastronomía: las sorpresas del oeste de La Rioja. Laguna Brava, el Vallecito Encantado y otras increíbles experiencias en Parque Nacional.

Compartir

En caminatas o bicicletas, de día o de noche, en micros o automóviles de turismo adaptados, visitar el Parque Nacional Talampaya, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, es posible en múltiples alternativas.

Con las entradas, que tienen una validez de 48 horas, se pueden visitar dos senderos autoguiados, como son el Sendero del Triásico –con réplicas en tamaño real de algunos de los dinosaurios encontrados en el área protegida- y el Sendero del Monte, donde se puede conocer el bioma que caracteriza a la región.

Una vez abonadas las entradas, puede optarse por cualquiera de estas modalidades para conocerlo en todo su esplendor: ingresando por la Base Cóndor –donde además hay un restaurante, venta de artículos regionales, camping y otros servicios– se pueden realizar las famosas visitas al Cañón y a las figuras emblemáticas que la naturaleza parece haber tallado, como "El Monje" o "El Tótem".

Las excursiones se pueden llevar a cabo en vehículos tradicionales o todoterreno. Algunos, sin embargo, eligen visitar el cañón en bicicleta o a pie por la Quebrada de Don Eduardo, paralela al cañón.

Una modalidad alternativa, recomendada para los amantes de los recorridos a pie y del contacto con la naturaleza, es la que ofrece la Asociación Civil de Guías del Parque Nacional Talampaya con opciones de trekking y mountain bike por el Cañón, el Gran Mirador y por la Quebrada Don Eduardo. Solo para quienes tengan el privilegio de coincidir con el plenilunio dos días antes y durante, y dos días después de la luna llena, podrán realizar una caminata a la luz de la luna con el cañón como testigo en lo que son las excursiones nocturnas.

Reserva provincial Laguna Brava 

Para una experiencia completa y por las duraciones de las excursiones, lo ideal es contar con una estadía de al menos cinco días en el Departamento General Felipe Varela. Dentro de las imperdibles, la excursión en la Laguna Brava, una increíble reserva natural a más de 4500 metros sobre el nivel del mar, ocupa el segundo lugar luego, sin dudas, del reconocido Parque Nacional Talampaya.

La extensa laguna de más de 60 kilómetros cuadrados que le da su nombre es el hábitat de flamencos rosados y blancos. "

El Vallecito Encantado, las geoformas más fascinantes

Ubicado sobre la Ruta Nacional 40, a 15 kilómetros de la localidad de Guandacol, es un espacio natural de la era Paleozoica; del periodo Carbonífero, que actualmente presenta un paisaje rico en geoformas. Además se puede observar la flora y fauna autóctona del imperdible valle con tonalidades rojizas, que se ha transformado en una impresionante postal.

Ciudad Perdida y Cañón Arco Iris: tal vez no sean excursiones tan famosas como las tres anteriores, pero sin duda son igual de recomendables. Para realizarlas, sin embargo, es necesario alejarse algunos kilómetros, unos 73 para ser precisos si se sale desde Villa Unión. Allí se encuentra el Área de Servicios Cañón Arco Iris, desde la cual salen las excursiones con vehículos por los circuitos más fascinantes.

Los imponentes restos arqueológicos; artesanías, delicias gastronómicas y viñedos locales, son solo algunos de los atractivos para comenzar un excitante recorrido por el oeste de la provincia. Sus paisajes de montañas encadenadas, listas para apreciar desde la distancia o preparadas para escalar hasta agotar las energías, llaman al viajero sea cual sea su estilo. 

Comentarios