Cuando bajar de peso puede ser un peligro
EL CUIDADO CON LAS DIETAS DE VERANO

Cuando bajar de peso puede ser un peligro

Cada año para esta época calurosa, aparecen métodos que se ponen de moda para bajar de peso. Los expertos no están convencidos y prenden la alarma

Compartir

La keto. La paleo. La de la luna. La sin harinas. La disociada. El ayuno intermitente. Tenga el nombre que tenga, en esta época del año la oferta de dietas para adelgazar parece infinita y estar al alcance de la mano. Sin embargo, los expertos advierten no sólo sobre los peligros para la salud de estos planes alimentarios sino también sobre los “efectos rebotes” que, muchas veces, pueden generar en nuestro organismo.

Ante la llegada de los días de calor y con el verano a la vuelta de la esquina, suele ser frecuente que las personas comiencen a registrar que ganaron peso en el invierno y quieran perderlo de la manera más rápida posible.

“Las dietas mágicas, extremadamente bajas en calorías, excluyentes de hidratos de carbono, que suprimen las harinas, etc. alteran totalmente el vínculo con la comida -tan necesario y tan importante-, y dejan a un lado cuál es el sentido real de comer”, apunta la médica especialista en Nutrición y Diabetes Marianela Aguirre Ackermann, para quien, “además, la restricción excesiva es el telón de fondo de los trastornos alimentarios, cada vez más frecuentes”.

Para la nutricionista Natalia Soto, en tanto, se debe estar muy atento a la proliferación de las dietas que comienzan a aparecer en esta época del año, donde por las vacaciones muchas personas quieren bajar de peso antes de ponerse la malla o el short de baño.

“Para evitar caer en estas dietas milagros o perder peso de una forma que no sea saludable -dice Soto-, estaría bueno que en lo posible siempre que vayamos hacer un cambio en nuestra alimentación busquemos a un profesional y estemos asesorados por un médico o una nutricionistas. Es necesario tener una dieta pautada y que estas personas nos cuantifiquen las calorías que necesitamos por día”.

Según varios nutricionistas consultados, una de las consultas más frecuentes por estos días es la búsqueda de una dieta, una solución o un resultado rápido que permita perder los kilos ganados durante el invierno. Por lo general, apuntan los expertos, la gente pregunta por la dieta que hizo tal o cual famoso o por tal o cual método que escucharon en la tele, la mayoría con resultados casi milagrosos pero -coinciden los profesionalesmuy alejados de la realidad.

La oferta de planes casi milagrosos es amplia y puede verse tanto en redes como en la televisión. Dietas cetogénicas, con viandas, batidos, jugos détox, libros de celebrities que cambiaron su vida mágicamente con un polvo arriba de la comida, dietas de ayuno, bibliografía ostentosa de irrealidades, coaching por Whatsapp y varios etcéteras más. En coincidencia, todas son huelgas de hambre donde convierten en ilícito algo sano y necesario: alimentarse.

De acuerdo a lo que apuntan los expertos, quienes encaran este tipo de dietas “rara vez la pueden sostener en el tiempo”. Lo que cuenta la nutricionista Virginia Busnelli es prueba de ello: “muchas veces recibo pacientes que han fracasado una vez más con ese recurso que tanto los ilusionó -dice-. Durante la consulta aparecen sentimientos fuertes de angustia y llanto que son el resultado de la frustración que provoca no haber podido sostener la solución que creían haber encontrado.

Comentarios