Jean Carlos, el dueño del mambo que se amigó con su hit
ENTREVISTA

Jean Carlos, el dueño del mambo que se amigó con su hit

Autor de “Quiéreme”, himno de todos los bailes al que llegó a mirar con recelo, el artista dominicano cordobés celebra 26 años de solista

Compartir

Banda sonora infaltable de fiestas de quince, casamientos y egresos, con himnos que han traspasado las fronteras geográficas, sociales y culturales, Jean Carlos, el rey del mambo, celebra sus 26 años como solista con un show en el porteño Gran Rex, en el que no faltarán sus éxitos más reconocidos, entre ellos “Quiéreme”, el himno que canta y baila el país entero en cada celebración y con el que se reconcilió gracias a José Vélez. “Mi ilusión para este show es la mejor.

Es un pedido de parte de los porteños. Esto es pedido. Hemos presentado nuestros 26 años por todos lados pero a Buenos Aires no hemos ido, y nuestros fans porteños tienen un poco de recelo y queremos sacarlo”, aseguró, entre risas, y del otro lado del teléfono, este cantante, bailarín y compositor dominicano en diálogo con este diario.

Jean Carlos, que nació como Carlos Vidal Sánchez hace ya 51 años, no se hace cargo de su logro. “Digo nuestros 26 años porque mío no es: es de la gente. La gente es la que te sube y te baja. La gente es la que te dice sí con el pulgar hacia arriba”, explicó. El intérprete, que a los 19 dejó República Dominicana para ir a probar suerte a Córdoba, la provincia que lo adoptó y que a pesar de haber “llegado” nunca abandonó, disfruta de un gran presente profesional que lo tendrá celebrando mañana desde las 20.30 en el mítico teatro de la Calle Corrientes.

Autor de otros clásicos como “Piensa en mí” y “Tu amante en secreto”, en sus inicios con la música fue parte de diferentes agrupaciones, sin embargo, y contra todos los pronósticos, logró destacarse con una propuesta original para la época aunque “no fue fácil”.

Así, el ex miembro de Rataplán y Trulalá, que también formó parte de los proyectos del Negro Videla y el reconocido Sebastián, comenzó a explorar un terreno por entonces desconocido que lo llevó a fusionar los instrumentos y ritmos característicos de su país natal, como el merengue, con el cuarteto, del que se enamoró en las noches cordobesas.

El resultado es un estilo propio (que tuvo que vencer críticas y miradas de reojo tras algunos intentos fallidos) con el que logró trascender de la tierra del fernet hacia todo el país y más allá, a base de tamboras, güiras, tumbadoras coreografías frenéticas y, claro, mambo.

Amigo de la fusión, no puede no ver más que con buenos ojos la nueva ola de artistas que van naciendo a medida que avanzan las formas de hacer música. Él, por caso, analizó que mantiene vigencia porque, como el camaleón, supo ir cambiando según lo fueron haciendo los tiempos.

“A mí no me incomoda, y nunca me incomodó, el hecho de que salgan nuevos artistas, como los urbanos. Siempre digo que los dinosaurios desaparecieron, no por un meteorito que los mató a todos, sino porque no se adaptaron al cambio. Las hormigas siguen existiendo, las cucarachas siguen existiendo, los ratones también. Entonces, creo que nosotros como artistas tenemos que aggiornarnos a este tiempo porque, de lo contrario, pasamos a ser obsoletos”.

De hecho, en los últimos años, Jean Carlos ha lanzado colaboraciones con talentos urbanos a quienes, según avanzó, invitará a su show porteño; aunque también habrá lugar para otros convidados de palos como el rock, la cumbia y, obvio, el cuarteto.

Será un festejo largo en el que desfilarán “60 canciones y un millón de recuerdos”. A lo largo de sus 26 años como solista, Jean Carlos ha lanzado 25 discos, todos, integrados por 14 pegadizos y bailables temas, lo que da, “si nos ponemos a sumar, una locura de canciones”. Adelantó que será un show con un repertorio de “enganchaditos” pero no cerrado, en tanto, “la gente siempre tiene más para pedir, y yo siempre me quedo con más para ofrecer”.

Con varios discos de platino en su haber, Jean Carlos no dudó a la hora de responder cuál es el gran logro de su trayectoria. “Si me pongo a mirar para atrás, puedo decir que el mejor premio que he tenido ha sido tener un público que va y te paga una entrada para verte. De lo contrario, los premios siguen ahí, guardados, los ves, pero no es bueno que la gente quede ahí guardada. El verdadero premio es vivir de lo que a uno le gusta”, admitió el dueño de hits que van desde “Como yo te amo” hasta el inoxidable “De reversa”, el imbatible de los “trencitos” en las fiestas de cumpleaños.

De todos modos, si hay que elegir una canción que se ha convertido en su himno de bandera, ese que no puede faltar en cualquier festejo, es “Quiéreme”. Él, a 21 años de su lanzamiento, no puede creer todo lo que sigue generando esa canción de intro melancólica que pone a mover el esqueleto hasta al más patadura apenas arranca. Jean Carlos, que en los jóvenes 2000 fue a cantar para los encerrados hermanitos de “Gran Hermano” y que hace poco fue parte de los 100 jurados de “Canta conmigo ahora”, explicó por qué no se cansa de cantarla una y otra vez aunque reconoció que sí tuvo ganas de hacerlo en alguna oportunidad.

-¿Llegaste a cansarte de “Quiéreme”?

-Te digo la verdad, llegó un cierto momento que estaba cansado de hacer la misma canción y un día me encontré en un programa con José Vélez, estamos los dos invitados. Y José María Listorti, el conductor, le pregunta qué se siente cantar siempre “Bala perdida”. Entonces, dije, “uh, acá viene la mía, eso es lo que yo quería escuchar”. Y él dijo: “la verdad es que nosotros los artistas le pedimos a Dios que nos de una canción para tener éxito, y que nos identifique, pero somos tan ingratos que después que la tenemos, no la queremos cantar”. Para mí esas palabras, hace 14 años, fueron un cachetazo. Yo le di la mano al señor José Vélez y le agradecí y dije que a partir de ese día yo a “Quiéreme” la voy a hacer hasta debajo de la mesa cada vez que me lo pidan. Me cambió la cabeza. Y así fue.

Comentarios