El titular de ARBA destacó que crece la recaudación provincial
INGRESOS BONAERENSES

El titular de ARBA destacó que crece la recaudación provincial

Girad resaltó que junto con el aumento de los recursos tributarios se mejora la progresividad.

Compartir

El director ejecutivo de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Cristian Girard, destacó el crecimiento real de los recursos tributarios, en una tendencia que se inscribe en la política de "trabajar sobre la estructura de progresividad" y una mejora en las tareas de fiscalización. Girard también advirtió sobre las "dos velocidades" en la mejora de la cobrabilidad de los impuestos patrimoniales, así como el "cuidado para no frenar la reactivación económica" en el abordaje del aumento en la morosidad de los micro y pequeños contribuyentes.

“Llevamos detectados 3,5 millones de metros cuadrados en urbanizaciones cerradas que no estaban declarados, y otros dos millones en urbanizaciones abiertas también sin declarar”.

¿Cómo evalúa la evolución de la recaudación en la provincia?

- Cerrado el mes de julio, la recaudación en la provincia de Buenos Aires mostró un crecimiento interanual en términos reales, Es una tendencia que estamos observando desde el segundo trimestre de 2021. Obviamente la pandemia generó un impacto negativo muy fuerte sobre la recaudación con la caída de la actividad, pero ya en el segundo trimestre del año pasado la provincia empezó a generar recursos por encima de la nominalidad y el crecimiento de la economía; esa tendencia se mantiene hasta el día de hoy.

En el 2020 encaramos un proceso de mejoras de las leyes Impositivas para trabajar sobre la estructura de progresividad de los Impuestos Patrimoniales, con el objetivo de recomponer el peso de esos impuestos en la estructura de ingresos tributarios. Eliminamos las distorsiones que surgían de las políticas de topes que había aplicado la gestión de (la ex gobernadora, María Eugenia) Vidal tras el revalúo, beneficiando con esa estructura de topes a quienes tienen patrimonio de mayor valuación y perjudicando relativamente a quienes tienen patrimonios de menor valuación. 

¿Qué resultados hubo al respecto?
- Llevamos detectados 3,5 millones de metros cuadrados en urbanizaciones cerradas que no estaban declarados, y otros dos millones en urbanizaciones abiertas también sin declarar y que por lo tanto no estaban pagando el Impuesto Inmobiliario. Ya se ha regularizado buena parte a través de rectificaciones de declaraciones juradas ante las intimaciones de ARBA y seguimos trabajando para que no se acumulen cantidades como esas, a medida que van creciendo los desarrollos inmobiliarios que son una actividad muy dinámica.

El control, la detección y la puesta en norma de esa evasión nos permitió también ver una mejora en la recaudación de los impuestos patrimoniales. La inflación está licuando el Impuesto Patrimonial Inmobiliario, porque las leyes -sobre todo la de este año- se emitieron con la pauta inflacionaria del Presupuesto, que va a ser menor a la efectiva, con lo cual en términos reales la recaudación va a caer. A eso hay que sumarle que todavía vemos dos velocidades en la recuperación de la cobrabilidad, que todavía no llegó a los niveles de 2019 en términos globales. 

El principal ingreso propio, en todas las provincias, proviene de Ingresos Brutos. ¿En qué situación se encuentra la provincia de Buenos Aires?

- Ingresos Brutos es un impuesto que depende de la actividad y de la nominalidad de la economía, así que viene en alza en línea con el crecimiento y la inflación, incluso algunos puntos por arriba, como producto de las acciones de fiscalización. También en este caso hay un "mix", con las grandes y medianas empresas que explican una porción mayor de la recaudación que las pequeñas y las microempresas.

Eso también es una decisión de gestión, de administrar de otra manera los regímenes de recaudación, la creación del Régimen Simplificado de Ingresos Brutos y sobre todo la intensificación de los controles a partir del uso de inteligencia fiscal, los controles con cruces de información con AFIP, banco y tarjetas. El uso de instrumentos de fiscalización remota digital nos está permitiendo mejorar el cumplimiento, sobre todo en los estratos superiores.

Comentarios