Martín Ordoqui no quiso declarar y seguirá preso
FUE IMPUTADO POR “COHECHO Y TRÁFICO DE INFLUENCIAS”

Martín Ordoqui no quiso declarar y seguirá preso

Fue puesto tras las rejas el lunes, luego de ser destituido de su cargo por un jurado de enjuiciamiento. Podría afrontar un proceso oral

Compartir

El destituido juez del Tribunal de Casación bonaerense, Martín Manuel Ordoqui, se negó a declarar ante la fiscal que investiga su presunta participación en la asociación ilícita denominada como “la megabanda”. Los cargos que se le imputan son por los delitos de “cohecho y tráfico de influencias”. Luego de su detención llevada a cabo el lunes en su casa de Gonnet, el excamarista fue trasladado a la alcaidía de Madariaga, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Fuentes judiciales informaron a este diario que el imputado se negó a comparecer ante la titular de la fiscalía Nº 2, Betina Lacki, en el marco de la causa por la organización supuestamente liderada por César Melazo, juicio que actualmente se está llevando a cabo en los tribunales penales de 8 entre 56 y 57.

Ordoqui fue apresado en su domicilio de 481, entre 29 y 30, por pedido de la fiscal de Instrucción y el aval del Juzgado de Garantías Nº 1, a cargo de Guillermo Atencio, tras ser destituido por un jurado de enjuiciamiento presidido por la titular de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Hilda Kogan.

El jury falló por unanimidad e hizo lugar a la acusación del Procurador Julio Conte Grand. Para el jurado, el exjuez incurrió en incumplimiento de los deberes de funcionario público, graves irregularidades en los procedimientos a su cargo o donde hubiere intervenido, actos de parcialidad manifiesta y toda acción u omisión que implica la defección de la buena conducta que exige la constitución para el desempeño de su magistratura.

Según el jury, entre 2017 y 2018, en el marco de la tramitación de ciertos legajos casatorios, Ordoqui “actuó con parcialidad manifiesta en beneficio de Juan Ariel Heine”. Al mismo tiempo, “faltó al decoro y la dignidad de su función e incumplió los deberes inherentes a su cargo al brindar información interna y asesoramiento a particulares. También recibió dádivas por estas gestiones y solicitó dinero para quien oficiara como secretaria privada, una vez descubiertas las ilegales maniobras”, señaló el fallo.

Otro caso atribuido a Ordoqui ocurrió en 2010, cuando la fiscal Lacki investigaba el homicidio de Juan Farías, quien formaba parte de una banda que había cometido delitos contra la propiedad y estaba integrada también por policías que liberaban zonas y que, al parecer, contaban con la protección del por entonces juez Melazo.

Por ese hecho, Lacki se contactó con un detenido por doble homicidio, Javier Ronco, quien le contó que “entregaba dinero al fiscal Tomás Morán” y que tenía “una punta” en Casación, quien resultaría ser Ordoqui, quien en las escuchas era nombrado como “el tío” por haber mantenido en el pasado una relación sentimental con la tía biológica de dicho preso.

Comentarios