Melazo, el juez que pasó de condenar a delincuentes a sentarse en el banquillo
ARRANCÓ EL JUICIO ORAL CONTRA LA DENOMINADA “MEGABANDA”

Melazo, el juez que pasó de condenar a delincuentes a sentarse en el banquillo

El ex titular del Juzgado de Garantías Nº 2 de La Plata es uno de los 12 acusados de integrar una supuesta organización criminal dedicada a realizar negocios espurios. En el fuero penal se respira un clima de tensión

Compartir

Un clima enrarecido se vivió ayer en el fuero penal de La Plata, donde acaban de dar inicio al juicio oral contra la denominada “megabanda” o “banda del juez”, por la presencia del ex titular del Juzgado de Garantías N° 2 de La Plata, César Melazo, en el banquillo de los acusados. Junto a él, hay otras once personas imputadas de gravísimos delitos, quienes escucharon de boca de los fiscales Mariano Sibuet y María Victoria Huergo los cargos que se les endilgan.

Concretamente, los representantes del Ministerio Público afirmaron que “al menos desde el año 2004 y hasta el momento de sus detenciones en la presente causa, en principio diez sujetos de sexo masculino, en la ciudad de La Plata y alrededores, tomaron parte de modo permanente y con voluntad de integrar una asociación destinada a cometer reiterados hechos ilícitos de distinta naturaleza, robos bajo la modalidad de escruche, robo de autos, su posterior reducción, adulteración y venta, comercialización de estupefacientes, con un mismo modus operandi, con división y organización de tareas, algunos de ellos en su condición de efectivos policiales aseguraban la zona, entregaban los trabajos y brindaban cobertura policial, otro de ellos en su condición de magistrado, cargo que ocupó hasta mediados del año 2017, intervenía a los fines de procurar su impunidad, mientras que los restantes conformaban grupos o parejas de trabajo que llevaban a cabo los hechos ilícitos”.

Se trataría, a entender de la acusación, de una supuesta asociación ilícita en los términos del artículo 210 del Código Penal, figura que establece una pena de entre tres y 10 años de prisión o reclusión y para el jefe u organizador, un mínimo de cinco.

En ese rol, los fiscales ubicaron a Melazo junto al ex comisario, Gustavo Abraham Bursztyn, mientras que como aparentes coautores estarían el ex policía, Gustavo Andrés Gregorio Mena; Adrián Oscar Manes, alias “Quichua o Kichua”; Javier Maximiliano Ronco; Ángel Custodio Yalet, alias “Pipi”; Carlos Aníbal Barroso Luna, alias “el Macha”; Juan Roberto Farías, alias “Tecla” (asesinado); Carlos Jorge Bertoni, hermano del ex campeón mundial de fútbol del ´78; Enrique Edgardo Petrullo, alias “Quique”; Martín Ezequiel Fernández, alias “Gaucho” y Rubén Orlando Herrera, alias “El Tucumano”, quien quedó afuera de este proceso, porque ya pactó su responsabilidad y pena en un acuerdo abreviado.

La división de roles que surge del expediente indica que los policías Bursztyn y Mena liberaban las zonas para los robos de autos, fábricas y viviendas marcadas; Bertoni marcaba potenciales víctimas y ayudaba con los vehículos robados mellizos haciendo pasar choques de los autos de los integrantes por otro siniestro. La mano de obra, logística, teléfonos y armas de fuego las aportaban Ronco, Yalet, Manes, Barroso Luna, Vega y Fernández.

En tanto, el exbarra Herrera y Petrullo -siempre según el expediente judicial- eran los nexos ante la Justicia.

La punta del ovillo

Como se sabe, el hecho que sirvió para desenmascarar las maniobras ilegales, a entender de los pesquisas, fue la disputa por un robo registrada el 1° de diciembre de 2010 en un departamento de La Loma, donde uno de los integrantes del grupo fue ultimado de tres balazos.

Casi ocho años después, por ese caso, cayó preso Bursztyn y, a otros sujetos investigados y allanados, les reprocharon la tenencia de armas sin la debida autorización. También se descubrió, según la fiscal a cargo de la instrucción Betina Lacki, la existencia de una asociación ilícita dedicada a la comisión de delitos de distinta naturaleza, con brazo ejecutor policial y amparo judicial.

Uno de los sospechosos de integrar la banda, Javier Ronco, que cayó detenido con posterioridad por un doble asesinato, trajo a la causa al ex camarista de Casación, Martín Ordoqui, destituido y detenido ayer en Gonnet (ver pág. 19), ante quien gestionó un beneficio morigeratorio a cambio de dinero, todo gracias a las gestiones que habría emprendido su conocido “Quique” Petrullo.

El Tribunal que interviene es el II, integrado por los magistrados Silvia Hoerr, Santiago Paolini y Andrés Vitali.

Mazzocchini y Laura Corporaal (Mena y Manes) junto a las defensoras oficiales Victoria Palomino (Barroso); Ana Julia Cova (Bertoni) y Cecilia Porcel de Peralta (Fernández). Ayer Melazo habló y desacreditó la acusación; refirió que tenía una relación muy cercana con la fiscal que lo llevó a prisión; dijo no conocer a los otros imputados y hasta pidió cumplir detención en el estudio jurídico de sus abogados, para poder trabajar con ellos en la defensa e intervenir en el debate de manera remota, aunque los jueces no le hicieron lugar.

Cabe destacar que Ronco y Yalet formularon un acuerdo de juicio abreviado, de las mismas características de Herrera, y ahora esperan del sorteo de un juez para su convalidación.

Comentarios