Liberan a la pareja de la enfermera hallada muerta en su casa
CASO JULIA DI LEGGE

Liberan a la pareja de la enfermera hallada muerta en su casa

La decisión fue tomada por la jueza de Garantías 6 Carina Andrijasevich, quien rechazó el pedido de prisión preventiva. Silvio Eduardo Espíndola (44) había sido imputado por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género".

Compartir

Una jueza de Garantías de La Matanza dictó la falta de mérito al hombre detenido por la muerte de su pareja, la enfermera juninense Julia Di Legge, cuyo cuerpo fue hallado en agosto en un galpón de su casa de la localidad bonaerense de González Catán, y ordenó su inmediata liberación, informaron fuentes judiciales.

La decisión fue tomada por la jueza de Garantías 6 del Departamento Judicial de La Matanza, Carina Andrijasevich, quien rechazó el pedido de prisión preventiva formulado por el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.

El fiscal Medone había imputado a Silvio Eduardo Espíndola (44) el delito de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género", el cual prevé la prisión perpetua, en perjuicio de Di Legge (47).

Al ser indagado por el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), Espíndola se declaró inocente y abonó la hipótesis del suicidio.

Di Legge fue hallada fallecida el 1 de agosto en un galpón de su casa situada en calles Larre y Conde, de González Catán, partido de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.

La enfermera yacía muerta sentada en una silla y tenía colocada una vía intravenosa conectada a un suero y con una jeringa aplicada en la sonda, dijeron los informantes.

En el lugar del hecho se hallaron varias ampollas de propofol (anestésico), atracuario (relajante), fentanilo (opioide) y midazolam (ansiolítico).

La víctima, que trabajaba en el Hospital Churruca porteño, convivía en ese sitio con sus tres hijos y su pareja Espíndola, también enfermero en el mismo centro asistencial.

Según los pesquisas, la mujer había sido denunciada como desaparecida días atrás por su propia pareja, y finalmente personal policial realizó una inspección en la casa con canes rastreadores.

Durante el procedimiento, una perra de la Superintendencia de Policía Científica señaló un galpón ubicado en el fondo del mismo predio, al cual ingresaron tras romper la puerta.

"El galpón estaba cerrado con llave y había una llave dentro. La víctima fue encontrada sentada en una silla", explicó un encargado de la pesquisa.

El hallazgo del cuerpo se produjo horas después de que Espíndola diera una entrevista desde su propia casa, en la que contó que el último contacto que había tenido con su mujer fue a las 10 del 29 de julio, a través de WhatsApp.

El hombre relató que Di Legge ingresaba a trabajar al Churruca después del mediodía y que solía viajar en el ferrocarril Belgrano Sur hasta la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

En tanto, en los primeros resultados de la autopsia al cuerpo de Di Legge los forenses confirmaron que no se detectaron lesiones.

Las fuentes judiciales confirmaron que la causa de muerte fue una "depresión respiratoria", algo que podría estar vinculado a las ampollas de distintos analgésicos, ansiolíticos y opioides, como fentanilo, que fueron hallados en la escena del hallazgo del cadáver.

Si bien la autopsia reveló la causa de muerte de la víctima, aún restan los estudios complementarios como los análisis sobre la sangre, la orina y el pool de vísceras que servirán para determinar si alguna de las sustancias encontradas en esas ampollas también estaban en el cuerpo de la enfermera.

De ser así, los pesquisas buscarán luego determinar si la mujer se inyectó por sus propios medios o hubo participación de un tercero.

Comentarios