noscript
Ganará un siniestro
OPINIÓN

Ganará un siniestro

Compartir

Cautela. Esa es la palabra que reina en el ambiente político. Son optimistas, pero no tanto. Saben que la partida será difícil y que nadie sacará ventajas determinantes con lo que huelen hasta acá, más allá de las encuestas que no generan mucha credibilidad (un dirigente oficialista las calificó en la intimidad como “un calmante caro”). 

La pregunta respecto a por qué UP hizo semejante buena elección con la economía en emergencia, sencillamente porque la gente hace balances, pero vota para adelante. Esto es, si veo que el gobierno se está moviendo, reacciona, aunque sea con parches, me hago expectativas. Hasta acá sirvió, pero no alcanza para ganar el balotaje.

Por ahora parece que el resultado sería muy equilibrado. De un lado, la crisis de faltante de combustible. Del otro, sigue el festival de declaraciones desafortunadas: el mercado de órganos, que los vecinos se paguen las cloacas, que explote todo antes del 19, y siguen los hits. Los dimes y diretes de la política no tienen impacto, pero las cuestiones que afectan sensibilidades y las que afectan el normal transcurso de la vida cotidiana, pueden ser catastróficas.

¿Cuántos votos le costó a Milei la declaración sobre el reconocimiento de la paternidad de parte de su diputada nacional? ¿Y sobre romper relaciones con el Vaticano? En la LLA prefirieron callar el debate interno para no perder energías frente a la batalla final, pero hubo varios que internamente están callados. Hay ideas que pueden ser maravillosas, pero mal explicadas o usando términos contraproducentes, pueden dar vuelta una elección, “órganos” y “mercado”, por ejemplo, son dos palabras que no empatizan entre sí. ¿Cuánto se puede perder por el camino con estas cosas?. 

Del otro lado de la trinchera, los incordios para cargar combustible –amén del aumento posterior- ganaron los titulares de todos los medios. Alterar la intimidad del común de las personas es de las cosas menos recomendables en política. ¿Qué hizo Sergio Tomás en este caso? Quiso mostrar que ser más pro mercado que sus socios "K" no le hará temblar el pulso para hacer tronar el escarmiento al mundo empresarial, si fuese necesario. Ya hizo el acting con el caso de los cueveros por el tema dólar y los precios justos, esgrimió el meta mensaje al público en general, "yo no soy Alberto", o a los empresarios, "no se confundan muchachos, yo los entiendo, pero no me boludeen". 

Toda escena de campaña es una oportunidad para mostrar los atributos de liderazgo que se posean, elemento clave para ganar una elección. Para tranquilidad de los actores se debe decir que todo el tiempo se hacen apuestas cuyo éxito es imposible saber de antemano. En el medio hay un mix de ciencia e intuición que acerca al acierto. Por eso, el beneficio de dar señales de parte de Milei al ala dura macrista y que el ex presidente gane protagonismo, es importante preguntarse ¿Cuáles serán los intereses inconfesables que persigue Macri para traicionar el espacio que él y otros dirigentes crearon? Juntos se autodestruyó en la élite de su dirigencia, y tanto Macri como Bullrich creen que ese caudal de votantes se direccionará a Milei.

Se percibe que el voto en blanco se está convirtiendo en uno de los preferidos de ese sector porque no votarían a Massa y mucho menos al candidato al que se alió quien los abandonó de la noche a la mañana. Obviamente, además, Macri genera el riesgo de ahuyentar votantes decepcionados con el gobierno 2015 – 2019. Pero el candidato de LLA no le quedaba otra para revertir una final difícil de ganar.

Quedan 4 días para el balotaje, y lo ocurrido en el último debate ha sido muy importante. Para el electorado de la Argentina parece que se acaba el mundo, y que ganará un siniestro si no triunfa su favorito.

Sergio Adaro: Dirigente justicialista. 

Comentarios
Volvió Javier Castrilli

Volvió Javier Castrilli

Lectura recomendada

Los memoriosos lo recordaran como “el Sheriff” por su estricta interpretación de las reglas en e...