noscript
¿El electorado se volvió de derecha? Son los matices, ¡estúpido!

¿El electorado se volvió de derecha? Son los matices, ¡estúpido!

Compartir

Existe un error habitual en muchos análisis respecto a las características del voto, que consiste en emparentar totalmente a las características de la oferta con la demanda, como si se tratara de un simple calco, una especie de “Simulcop” sociológico. Eso devendría de pensar, por ejemplo, que la mayoría social en 2019 estaba en una tónica de centro izquierda y ahora pareciera haber abrazado con fervor a la derecha, de la mano de Milei + Bullrich.

En este sentido, los adherentes a Milei están “a la izquierda” de su referente, no siendo ideológicamente libertarios, sino que ven en él una gran esperanza de revertir la situación en la que los ha sumido “la casta” (término que, por otro lado, sus adherentes utilizan poco y nada en los grupos focales).

Pues así de complejo es este tema de sintonizar a la oferta con la demanda, y las interpretaciones simplistas pasan por alto una infinidad de matices que aconsejan mucha más cautela al abordar estos fenómenos. Por consiguiente, leer los aparentes bandazos de la sociedad argentina a partir de cierto consenso de definición en función de parámetros clásicos y poco útiles –la izquierda y la derecha- no es lo más aconsejable.

Para ilustrar esta complejidad, tomemos situaciones históricas fácilmente reconocibles. La primera son los éxitos electorales del menemismo a partir de la vigencia de la Convertibilidad. ¿La mayoría social se había corrido a la derecha? Relativamente. Desde ya que cuando afloran procesos inflacionarios graves, crece la tendencia a cuestionar el rol excesivo del Estado en la economía y su gasto desbocado. Sin embargo, cuando uno agarraba el microscopio, veía más una adscripción pragmática que ideológica: los seres humanos tienden a abrazar el éxito sin importa su color. Sin saberlo, son devotos de Deng Xiaoping, el padre de las reformas capitalistas en China: “No importa si el gato es blanco o negro, lo importante es que cace ratones”.

Cuando el modelo entró en crisis de la mano de De la Rúa, el amor por las reformas de mercado se fue por la alcantarilla, y la mayoría pidió que vuelva el Estado a poner las cosas en su lugar. Ahí aparecieron los Kirchner con otra filosofía, que enamoró hasta que esa alternativa mostró su agotamiento hacia 2012-2013.

Gana Macri y algunos supusieron que eso era un regreso a los ´90, cuando en realidad era bajar un cambio del exceso de presencia estatal. La impericia económica del expresidente hizo que la experiencia fracasara y regresara por sus fueros la demanda de moderación, inclinada hacia el centro izquierda. Alberto y Cristina no lo entendieron acabadamente –pandemia mediante- y volcaron el auto hacia un extremo indeseable.

Pues, hace unos 10 años que la Argentina está buscando un centro moderado que creyó encontrar de a ratos –Massa y la ancha avenida del medio, Macri descafeinado, Alberto rebajando los excesos de Cristina- pero a poco de andar se dio cuenta que no era la dosis exacta que estaba buscando. Como reacción a eso y con la ayuda de una crisis económica que actúa de gran catalizador, aparece exitosamente por ahora en la oferta algo que rompe con la moderación, un “basta de lo conocido”, señal de que algo se quebró.

Hasta acá Milei es la primera minoría en una primaria a la cual fue a votar menos gente que nunca. Uno podría decir también que el 70% no quiso sus propuestas y estilo extremo. Como contrargumento alguien diría legítimamente: “Si usted suma a Milei con Bulllrich llega al 47%, o sea casi la mitad, sin contar lo de Larreta, porque sería el 58%”. También es verdad. Porque hay varias verdades que coexisten y no nos hacen fáciles los análisis.

 favor del expresidente debe decirse que hay un ajustazo cotidiano en varios rubros –tarifas de servicios públicos, boletos de colectivo- sin movilizaciones, ni cacerolazos, ni banderazos, ni nada. Realismo no falta, aunque a veces sea mágico.

En síntesis: gane quien gane, el electorado ya dio señales de que el repertorio tradicional no da para más. Sea Milei, Massa o Bullrich tendrá que ser muy de derecha por un rato, sea por obligación o convencimiento, y la sociedad, un poco a regañadientes, los va a comprender.

Comentarios
Volvió Javier Castrilli

Volvió Javier Castrilli

Lectura recomendada

Los memoriosos lo recordaran como “el Sheriff” por su estricta interpretación de las reglas en e...