noscript
ENCUESTA DE LA SEMANA

Siete de cada diez votantes no quiere dolarización

De hecho, ante la pregunta: “¿Está de acuerdo con el plan de dolarización?”, el 70,8 por ciento respondió que “no”, mientras que el 29,2 por ciento respondió que “sí”.

Compartir

La gran mayoría de los votantes en la encuesta semanal de Democracia, que se publica en el sitio web www.diariodemocracia.com y en el perfil del diario en la red social Twitter, se expresó en contra de la iniciativa de un sector de la política y de los economistas para dolarizar la economía argentina. 

De hecho, ante la pregunta: “¿Está de acuerdo con el plan de dolarización?”, el 70,8 por ciento respondió que “no”, mientras que el 29,2 por ciento respondió que “sí”. En total, participaron del sondeo virtual de este diario 96 lectores.

Más críticas que apoyos

La propuesta de dolarización recogió más críticas que apoyos entre economistas de diferentes tendencias, principalmente por considerar que el Banco Central no cuenta con las divisas suficientes para el rescate de todos los pesos en circulación y mucho menos si se incluyen los pasivos remunerados, como las leliqs y pases pasivos.

Nicolás Cachanosky (Universidad de Texas, coautor con Emilio Ocampo de "Dolarización: Una solución para la Argentina), Diego Giacomini (director de Economía & Ética), Andrés Asiaín (director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz), Gustavo Reyes (Fundación Mediterránea y profesor de la Universidad de Cuyo), Sebastián

Menescaldi (director de EcoGo) y Claudio Caprarulo (director ejecutivo de Analytica), quienes dieron a conocer sus posturas sobre el tema que plantea el diputado y precandidato presidencial Javier Milei.

Para Caprarulo "la dolarización requiere una devaluación tan alta que generaría una caída muy grande en los salarios y una pérdida de competitividad para las empresas argentinas", además de "perder la posibilidad de hacer política cambiaria y monetaria, dos herramientas muy importantes para cualquier gobierno".

Para Cachanosky, la desventaja de no poder hacer política monetaria es "teórica" ya que "en los hechos, el Banco Central ha demostrado ser incapaz de hacerla y emite pesos que el mercado no demanda, por lo que no puede operar como prestamista de última instancia; no se puede perder lo que no se tiene".

Menescaldi le puso un número a la cotización requerida para el rescate de pesos con el actual nivel de reservas líquidas: "si hoy canjeamos la base monetaria por las reservas internacionales netas, el tipo de cambio necesario sería de $ 4.632, se necesitarían aproximadamente US$ 23.000 millones para poder dejar la paridad a los valores actuales".

"Es cierto que se podría llegar a vender parte de los bonos que hoy tiene el BCRA y convertir las letras intransferibles en nuevos bonos, pero a las paridades actuales el tipo de cambio exige una depreciación de la moneda cercana al 100%, más allá de que no sé de dónde sacaríamos el apetito del mercado para tal emisión de deuda", completó.

Para Asiaín, "con una devaluación que lleve al dólar oficial a $ 400, para rescatar a todos los billetes y monedas harían falta más o menos US$ 10.000 millones cash de un día para el otro", señaló.

"Si se agregan los depósitos en caja de ahorro y cuenta corriente, sin incluir al sector público, se necesitarían US$ 20.000 millones más. O sea, habría que tener US$ 30.000 millones para rescatarlos a un dólar de $ 400. Si se le suman los plazos fijos, unos US$ 20.000 millones más, habría que poner US$ 50.000 millones", ejemplificó.

Reyes indicó que "si el dólar se mantuviera en la cotización del mayorista, para rescatar los pasivos monetarios harían falta US$ 82 mil millones. Con un dólar a $ 400, necesitaríamos US$ 45.175 millones y con uno a $ 800, US$ 22.587 millones".

"El Banco Central tiene reservas por unos US$ 36.500 millones, pero una parte son de los depositantes (los encajes), otra parte la prestaron los chinos, está en yuanes, y otra parte los organismos internacionales, entonces tiene menos de US$ 2.000 millones propios", manifestó.

Asimismo, expresó que "rescatar todos esos pesos implica que hay que licuar una parte muy importante de los pasivos, pero el problema es que detrás de ellos tenemos nuestros activos, los pesos que tenemos acá. Y hoy, el nivel de pobreza está arriba del 40%", advirtió.

Giacomini sostuvo que la propuesta de Ocampo y Cachanosky "se basa en que la Argentina va a tomar un crédito al que no tiene acceso; propone que el Tesoro cambie las letras intransferibles que le colocó al Banco Central, que no tienen valor de mercado".

"Dice que esos US$ 30.000 millones (por los pasivos remunerados canjeados aun dólar a $400) los pone en un fideicomiso para que le sirvan de garantía para emitir unos US$ 10.000/ US$ 12.000 millones más para rescatar la Base Monetaria, pero ¿Quién le va a dar esos dólares y a cuánto va a cotizar esa nueva deuda?", se preguntó.

Comentarios
Volvió Javier Castrilli

Volvió Javier Castrilli

Lectura recomendada

Los memoriosos lo recordaran como “el Sheriff” por su estricta interpretación de las reglas en e...