Desdoblamiento electoral bonaerense, el cerrojo de Néstor y el factor Milei
VERSIONES TRAS EL RENUNCIAMIENTO DE CRISTINA KIRCHNER

Desdoblamiento electoral bonaerense, el cerrojo de Néstor y el factor Milei

En el oficialismo se habla de separar las elecciones en la Provincia de las nacionales. En la Gobernación lo niegan. Obstáculos legales y dudas

Compartir

En el gobierno bonaerense descartan de plano la posibilidad que asomó la cabeza en las últimas horas tras el renunciamiento de Cristina Kirchner a ser candidata en los comicios del año que viene. Desde que la vicepresidenta informó que no estampará su nombre en ninguna boleta, comenzó a sobrevolar la versión de que Axel Kicillof pudiera impulsar un adelantamiento de las elecciones provinciales, tal como lo está resolviendo una gran parte de los gobernadores peronistas.

La chance con formato de eventual decisión política fue alimentada por el propio Kicillof, que hace algunos días dijo en una entrevista que “la discusión está vigente, pero no porque sea mi voluntad.

Reflejo que hay una discusión en curso”. Fuentes de la Gobernación aclararon que, en rigor, el mandatario bonaerense estaba hablando de la sucesión de decisiones que están adoptando sus pares en varias provincias para desengancharse de la suerte nacional.

La declinación de Cristina y el hecho de que no exista por ahora un candidato presidencial nítido en el oficialismo, se transformaron en el combustible que encendió el motor de las versiones.

Sin embargo, aunque el deseo de Kicillof fuera concreto, lo cierto es que afronta una serie de dificultades legales e inconveniencias políticas que harían muy complejo cristalizar el eventual desdoblamiento.

Veamos. Uno de ellas, acaso, el principal, sería la necesidad de modificar la ley 14086 que instauró las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en la Provincia. Y puntualmente, cómo hacer para eludir el cerrojo que en su momento se encargó de colocarle Néstor Kirchner a la intención de algún gobernador de cortarse solo.

“El Poder Ejecutivo convocará a elecciones primarias en un plazo no menor de ciento veinte (120) días ni mayor de ciento cincuenta (150) días anteriores a la fecha de realización de las mismas. Las elecciones primarias deberán realizarse dentro de los doce (12) meses anteriores a la fecha fijada para la elección general”, señala el artículo 2.

Pero Kirchner, luego de la traumática derrota frente a Francisco De Narváez en la Provincia, hizo agregar un párrafo a ese artículo.

“Cuando el Poder Ejecutivo Nacional convoque a elecciones primarias nacionales, para Presidente y Vice y/o Parlamentarios del Mercosur y/o Diputados Nacionales y/o Convencionales Constituyentes, la fecha de realización de las elecciones Primarias obligatorias y simultáneas provinciales, se realizarán el mismo día”, fue la exigencia que estableció el fallecido ex presidente.

Así, para tener controlado al peronismo bonaerense, Kirchner impulsó que las Paso sean simultáneas con las nacionales. De este modo, todo el mundo debería jugar a todo o nada el mismo día junto con los cargos nacionales.

OBSTACULOS

Emerge allí el primer obstáculos para un desdoblamiento: la necesidad de desenganchar las Paso de las nacionales. Hoy el Frente de Todos no tiene mayoría en la Legislatura y la oposición no tiene intenciones de favorecer ese cambio. La puerta parecería clausurada.

Existe otro asunto espinoso. Si las elecciones bonaerenses se separaran de las nacionales, la Junta Electoral debería hacerse cargo de todo el proceso comicial. Este organismo administrativo, coinciden tanto el oficialismo como la oposición, carece de la infraestructura y el personal necesario para cumplir con ese menester que, producto de la simultaneidad, lleva adelante la Justicia Federal con competencia electoral.

¿Podría hacerse un convenio entre la Provincia y ese organismo para que el tribunal a cargo de Alejo Ramos Padilla supervise las elecciones? Podría hacerse. Pero pocos dirigentes lo ven probable.

“Hoy nadie está planteando seriamente el desdoblamiento”, aseguran cerca de Kicillof, pero admiten que la ley de Paso habría que cambiarla para que la Provincia pudiera eventualmente hacer sus propios comicios. “Es algo que hay que trabajar, pero para el próximo mandato”, avisan.

Claro que además de las cuestiones instrumentales y legales están las que tienen que ver con la política. ¿Le convendría a Kicillof desdoblar las elecciones en su intento de reelegir? Para la oposición, la respuesta es no.

“Necesitan que Milei divida a la oposición y si hay desdoblamiento, Milei no va a estar en la boleta y el candidato a gobernador que presente no va a tener el mismo empuje que él”, analizan en Juntos por el Cambio. Una visión parecida se escucha en sectores del oficialismo.

La posibilidad del desdoblamiento, compleja en sí, cobró vida tras el renunciamiento de Cristina Kirchner. Y si bien la política bonaerense volvió a hablar del tema como hace algunos meses, hoy esa posibilidad surge remota.

Comentarios