El reverdecer de la interna fuerza cambios de gabinete y genera dudas sobre la economía
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

El reverdecer de la interna fuerza cambios de gabinete y genera dudas sobre la economía

Las tensiones en la coalición oficialista provocaron la renuncia de la ministra de Mujeres y empujan variantes en otros ministerios. El Presidente, debilitado, busca recostarse en las organizaciones sociales. Por ahora no hay una receta para domar la inflación.

Compartir

“El Gobierno no puede contener la inflación y se engaña con que están llenos los lugares de vacaciones, pero hoy tenés mucha gente con el estómago vacío”, reflexionó un jefe gremial consultado sobre la preocupación de la CGT por la supuesta salida del Ministerio de Trabajo de un aliado como Claudio Moroni, en el marco de una nueva “capitulación” de Alberto Fernández frente el kirchnerismo.

Es que mañana en Casa Rosada anunciarían el reemplazo de la renunciada Elizabeth Gómez Alcorta en el ministerio de las Mujeres “junto con otros cambios” de gabinete, según deslizaron en Presidencia.

Son síntomas, en todo caso, del resurgir de una crisis interna del Frente de Todos (FdT) que nunca fue saldada y pareció silenciada luego de que las distintas tribus del oficialismo cerraran filas detrás de Cristina Kirchner tras el atentado del 1° de septiembre. Otro de los funcionarios que dejarían el Ejecutivo sería “Juanchi” Zabaleta, que volvería a la intendencia de Hurlingham para disputar poder con el camporista Martín Rodríguez; en Desarrollo Social podría recalar otro intendente en uso de licencia: Mariano Cascallares (Almirante Brown).

Aunque no está confirmada, la eventual renuncia de Moroni “por motivos personales” circuló fuerte en las últimas horas entre los distintos sectores gremiales. La preocupación de la central de calle Azopardo es si en su lugar Alberto F. aceptaría el arribo del camporista Mariano Recalde o de su padre, el laboralista Héctor, muy vinculado al Instituto Patria.

También tendría chances de ser promovido el actual viceministro, Marcelo Belotti, cercano al cristinismo.

El acto de la CGT

La CGT viene de anunciar un acto propio en Obras Sanitarias en el que presentará una suerte de “brazo político” para poder negociar la últimamente postergada “cuota sindical” en las listas de candidatos, en 2023. El moyanismo, las dos CTA y La Cámpora, en tanto, movilizarían a Plaza de Mayo con un discurso en contra de ajuste. “Estas divisiones son un síntoma de la crisis en la que está envuelta la propia coalición. Pero la CGT tampoco puede no hacer nada un 17 de Octubre”, completó el sindicalista consultado.

Si finalmente hubiera reemplazo en Trabajo, el Presidente quedaría aún más debilitado frente al nuevo esquema de poder que generó la llegada de Sergio Massa a Economía y la mayor centralidad que viene exhibiendo Cristina, para quien Moroni es uno “de los funcionarios que no funcionan”.

Por eso no extrañó que en la semana el jefe de Estado recibiera a los referentes sociales aliados a los que le prometió “caja” para el sector de la economía popular. Está confirmada la convocatoria al Consejo de la Economía Popular y en las agrupaciones aseguran que está al caer un DNU que posibilitaría a las cooperativas llevar a cabo un 30 por ciento de la obra pública que no supere el costo de $300 millones.

El jefe de Estado busca respaldo “en la calle” de uno de los sectores más activos del FdT que no oculta sus deseos de disputarle poder al kirchnerismo en la Provincia en los comicios del año próximo. Por lo pronto, se encuentran abocados a organizar su propia conmemoración por el Día de la Lealtad con un acto en Laferrere, uno de los bastiones del cristinismo en la preciada tercera sección electoral.

El desalojo de mapuches

La tensión dentro de la coalición oficialista resurgió por el desalojo de los grupos mapuches en la localidad rionegrina de Villa Mascardi, que decantó la protesta y posterior renuncia de Gómez Alcorta por el traslado de cuatro mujeres de esa comunidad hacia Buenos Aires. Los sectores progresistas de la coalición oficialista que hoy callan frente al deterioro del salario y de la calidad de vida de una gran parte de la sociedad, tomaron la “causa de los pueblos originarios” para descargar su furia hacia la “represión” perpetrada por las fuerzas federales y por el ministro que las comanda, Aníbal Fernández.

Si bien Máximo Kirchner había esbozado hace una semana una crítica hacia el trazado económico que, a su entender, rindió excesivas concesiones al campo con el “dólar soja”, Cristina tiene decidido no erosionar el “Plan Massa” ante el temor que emerja una nueva crisis cambiaria que ponga a la economía al borde del “abismo”.

A lo que no le encuentran solución es a la inflación y sus consecuencias sobre el ingreso de la gente. “El Indec informó que el 70 por ciento de la población ocupada, sea esta asalariada o cuentapropista, apenas alcanzaba a reunir $80 mil por mes en el segundo trimestre del año”, advirtió Artemio López, un consultor cercano a la Vice.

Este fenómeno, que se replica con fuerza entre los miles de informales que pueblan el Conurbano, preocupa al kirchnerismo que ya mira de reojo las elecciones nacionales. Ante el temor que el FdT pueda perder la Nación, es sabido que todos los cañones están centrados en retener la Provincia. 

En estas últimas horas la Vice, que descansa en Calafate, se llevó todas las miradas por la suerte del ministro Sergio Berni, a quien desde el camporismo hasta la senadora provincial Teresa García le adjudican responsabilidades en la violenta represión que la Policía bonaerense acometió en el estadio de Gimnasia en la noche del último jueves.

¿Seguirá respaldando a un funcionario que tampoco goza de la simpatía de Alberto F.? El ministro de Seguridad provincial no ha dudado en erosionar la figura presidencial en el marco de la propia disputa interna de la coalición oficialista.

La sequía en el campo

Mientras, Massa ha logrado avanzar en su objetivo de engrosar las reservas internacionales. Al aporte del “dólar soja” se le suma el desembolso de US$ 3.800 que el FMI comprometió tras aprobar una nueva revisión al programa económico. Sin embargo, la situación sigue siendo crítica porque se espera una menor liquidación del campo por la sequía que afecta al trigo y por lo adelantado por el esquema diferencial diseñado por Economía. 

Los interrogantes se centran en si alcanzará este “puente” hacia el ingreso de dólares por la cosecha gruesa prevista para abril próximo. No es la única duda. ¿Avanzará el Gobierno en un plan de estabilización en enero próximo para frenar la inflación y llegar más competitivo a las elecciones? El gran dilema es si tendrá “apoyo político”, esto es la banca de Cristina, para congelar precios y salarios. Hoy nadie lo sabe.

La Clave

A lo que no le encuentran solución es a la inflación y sus consecuencias sobre el ingreso de la gente. “El Indec informó que el 70% de la población ocupada, sea esta asalariada o cuentapropista, apenas alcanzaba a reunir $80 mil por mes en el segundo trimestre del año.

El Dato

La tensión dentro de la coalición oficialista resurgió por el desalojo de los grupos mapuches en la localidad rionegrina de Villa Mascardi, que decantó la protesta y posterior renuncia de Gómez Alcorta por el traslado de cuatro mujeres de esa comunidad hacia Buenos Aires.

Comentarios