Juntos busca dar señales de unidad en un distrito poco amigable para el frente
REUNIÓN DE LA MESA NACIONAL

Juntos busca dar señales de unidad en un distrito poco amigable para el frente

Las conducciones del radicalismo, la Coalición Cívica y el PRO buscan dar una señal en medio de los tironeos y reposicionamientos internos.

Compartir

Juntos por el Cambio vive jornadas de fuertes turbulencias. Parte de las tensiones tienen que ver con el perfil que la principal coalición opositora debe exhibir de cara a la pelea presidencial y, en ese sentido, si debe o no intentar alguna coincidencia con el libertario Javier Milei. Por eso, hoy, se buscará exhibir una foto de unidad que al menos ponga un poco de calma al clima tormentoso que se abate desde hace semanas sobre el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y los sectores peronistas que abrevan en ese armado. El lugar elegido dice mucho: el encuentro se desarrollará en La Matanza, el corazón del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

El formato de la reunión será el debate programático de Juntos por el Cambio, un proceso de discusión que arrancó el 13 de mayo en la provincia de Corrientes donde gobernadores, legisladores, concejales y expertos disertaron sobre cambio climático. Lo propio se hará el 10 de junio en Córdoba, con el eje puesto en la producción, el primero de julio en Santa Fe, donde el foco será el desarrollo sostenible, el 18 de julio en la Ciudad de Buenos Aires con la temática de relaciones internacionales, mientras que el 29 de julio en Neuquén, se abordará la cuestión energética. En la parada matancera el tema en debate será el de las políticas sociales, un tema que genera un intenso debate.

La cúpula de Juntos por el Cambio buscará mostrar una postal de unidad, después de los últimos cortocircuitos entre las cúpulas del PRO, la UCR y la Coalición Cívica por una eventual alianza con Milei. También por las últimas votaciones en el Congreso donde exhibieron posturas divididas.

Según trascendió, se aguarda la presencia de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, Mario Negri, Miguel Ángel Pichetto, Maximiliano Ferraro y Juan Manuel López, entre otros dirigentes. La foto apunta también a calmar las aguas luego de que el interbloque de Diputados de Juntos por el Cambio actuara de manera cohesionada para apalancar el debate sobre la boleta única, pero no pudo ocultar sus diferencias internas a la hora de votar la ley que regula la industria del cannabis medicinal, impulsada por Gerardo Morales (UCR), la protección a los enfermos de VIH y la prórroga del blanqueo a los incentivos para la construcción.

Esa situación generó luego una cumbre del PRO que agigantó las diferencias. Allí Macri instó a los legisladores de su espacio a no acompañar al radicalismo en votaciones en el Congreso que no se encuadren en la línea ideológica del partido que fundó. Un ejemplo de esta situación se trasladó a la Legislatura bonaerense donde el propio Macri se metió en la discusión y logró frenar la reforma a la Caja Jubilatoria del Banco Provincia que la UCR se disponía a votar.

A diferencia de lo que ocurrió en el encuentro celebrado a fin de mes pasado en Recoleta -cuando Larreta activó la discusión sobre Milei, un tema que no figuraba en el temario-, los organizadores de la reunión de la mesa buscan circunscribir el debate a la política social. En el primer tramo del cónclave, los representantes de las fundaciones expondrán su diagnóstico sobre la situación social en la Argentina y propondrán políticas ligadas a la empleabilidad.

Coincidencias

Los popes de Juntos por el Cambio coinciden en que la oposición debe aplacar el alto nivel de internismo para evitar que la coalición opositora proyecte una imagen similar al Gobierno, que luce inmerso en una feroz interna por el rumbo económico. De eso se habló ayer en el PRO (ver aparte).

Por ese motivo, referentes del espacio, como los gobernadores radicales Gustavo Valdés, Rodolfo Suárez o Morales y las espadas de la CC en el Congreso, ponen el foco en el armado del programa económico. Si bien el trabajo ya está en marcha, Juntos por el Cambio está de cara a la ardua tarea de sintetizar posiciones.

Como muestra basta un botón. Bullrich pateó el tablero cuando reconoció que aplicaría un esquema bimonetario en caso de llegar a la presidencia en 2023. Enseguida fue cruzada por dirigentes de la Coalición Cívica, que rechazan esa posibilidad.

Comentarios