Maíz tardío: consideraciones para su manejo
COLUMNA DEL AGRO

Maíz tardío: consideraciones para su manejo

El ingeniero agrónomo Martín Principiano (MP (CIAFBA): 1110, MN (CPIA): 18105) detalla consideraciones generales de manejo para optimizar el rendimiento y disminuir riesgos.

Compartir

En la actual campaña, la proporción de maíz tardío será considerablemente mayor que los maíces de siembra temprana. Algunas medidas de manejo se deben destacar al momento de planificarlo, entre ellas, la fecha de siembra. Será fundamental dado que determinará el momento en que ocurrirá el periodo crítico para la definición del rendimiento y, por otro lado, tendrá un importante efecto modulador de la humedad en la cosecha. En términos generales, para la región norte de la provincia de Buenos Aires y sur de Santa Fé, se sugiere ubicar la siembra entre el 25/11 y el 10/12.

El segundo punto a tener en cuenta es la elección de híbrido. Al momento de seleccionar un híbrido para fechas de siembra tardías además del potencial y estabilidad de rendimiento, se deben priorizar distintos atributos, entre ellos: comportamiento a enfermedades (roya, tizón), dureza de caña, tolerancia al vuelco, velocidad de secado, eventos biotecnológicos que den protección frente a insectos especialmente isoca cogollera e isoca de la espiga.

En tercer lugar hay que considerar la densidad de siembra. En planteos de siembra temprana, aún en condiciones de secano, es común encontrar los cultivos con densidades de siembra entre 70.000 y 85.000 pl/ha en la mayor parte de la región. En siembras tardías las densidades deben ser inferiores, pudiendo variar entre 60.000 y 70.000 pl/ha, para la región.

El cuarto punto importante es la fertilización. Los niveles de fertilización nitrogenada en cultivos tardíos es inferior a la de los tempranos. Esto se debe en parte a que el nivel inicial de nitrógeno en el suelo es mayor.

La quinta cuestión a tener en cuenta es la protección. El impacto de insectos plagas como isoca cogollera e isoca de la espiga es mayor que en siembras tempranas por lo que es de suma importancia contar con híbridos que tengan protección a estas plagas mediante la biotecnología.

Y el último punto a considerar son las malezas. Los maíces tardíos (salvo que se haya realizado algún cultivo de servicio como vicia) presentan periodos de barbecho muy extensos (7 a 8 meses), que implican un correcto y prolijo manejo de los herbicidas para no derivar en costos excesivos.

El cultivo de maíz de fecha tardía presenta una serie de particularidades en su manejo que deben ser atendidas para optimizar rendimiento y atenuar complicaciones.
 

Etiquetas
logo
Comentarios