Gran parte de Estados Unidos también padece la sequía
PÉRDIDAS EXCEPCIONALES

Gran parte de Estados Unidos también padece la sequía

Los agricultores de estados del medio-oeste como Kansas, Nebraska y Dakota del Sur han visto muy perjudicada su actividad.

Compartir

Fuerte caída de los rendimientos, campos sin cosechar: la falta de lluvias durante meses en el medio-oeste de EE.UU. cuesta muy caro a los agricultores en una región agrícola esencial para el país.

De las aproximadamente 1.600 hectáreas de la finca Tucker, en Venango (Nebraska), “solo pudimos cosechar unas 200” este año, dijo Rachel Tucker. Trigo, principalmente, “pero buena parte del resto se vio quemado por el sol”.

La sequía atrajo a los saltamontes, que amenazan con atacar las flores que también cultivan los Tucker.

La agricultora compró mantis religiosas (tipo de insecto) para deshacerse de ellas, con éxito.

Si bien el oeste de EE.UU. sufre de estrés hídrico desde hace varios años, hay que remontarse a 2012 para encontrar rastros de un episodio similar en el medio-oeste.

“Es peor” que hace diez años, afirmó Rachel Tucker. Su esposo, cuyo abuelo ya cultivaba la tierra, comentó que la situación no era “tan mala desde la década de 1930”.

La misma historia se repite un poco más al sur, en Scott City, en el oeste de Kansas.

“Hablé con los agricultores de mayor edad en estos días. Septuagenarios, octogenarios. Y dijeron que nunca habían visto algo así. Así que es bastante catastrófico”, resumió Marc Ramsey, cuya familia se dedica a la agricultura desde hace casi 100 años.

El agricultor no ha visto lluvias significativas desde la última semana de julio. “Cinco centímetros de lluvia”, dijo, “eso es todo lo que hemos tenido este año”.

“Es quizás un poco diferente a 2010, 2011 y 2012”, estimó Rex Buchanan, del Servicio Geológico de Kansas. “Parece que cuando la lluvia para, se detiene por completo”.

Mantener la esperanza

La sequía ha afectado a los tres principales cultivos de EE UU. -trigo, maíz y soja- por lo que el Departamento de Agricultura (USDA) hace poco debió reducir significativamente su previsión de rendimiento nacional.

En el medio-oeste, además de Kansas y Nebraska, Dakota del Sur también se ve particularmente afectada.

Estos tres estados aportan normalmente un tercio de la producción estadounidense de trigo de invierno y una cuarta parte de la de maíz, cuya cosecha se encuentra actualmente en pleno apogeo.

Alrededor del 30 por ciento de las tierras de Marc Ramsey son irrigadas.

Estas parcelas han tenido un mejor desempeño que el resto. Pero algunos daban sólo 5 toneladas de maíz por hectárea, cuando suelen producir más del doble.

Desde que Kansas comenzó a cultivar maíz en las décadas de 1960 y 1970, “hubo una reducción bastante dramática (del acuífero) en el oeste” del estado, dijo Rex Buchanan.

En algunas zonas, “realmente están luchando. Han visto cómo se secan los pozos. Hubo que volver a la agricultura de secano”, es decir, sin riego.

Los derechos de bombeo están estrictamente limitados y, según el geólogo, en algunos lugares los agricultores acordaron un uso más racional de las aguas subterráneas, aunque eso signifique extraer 10 o 20 por ciento menos de lo permitido.

Al igual que los Tucker, Marc Ramsey cuenta con un seguro para las cosechas, que compensa pérdidas excepcionales.

No obstante, advirtió que episodios como el de 2022 tienden a aumentar las primas, que ya estaban en alza por el aumento de los precios de los commodities.

Comentarios