Aplicaciones selectivas de herbicidas: una tecnología de mucha utilidad aún no impuesta en la región
COLUMNA DEL AGRO

Aplicaciones selectivas de herbicidas: una tecnología de mucha utilidad aún no impuesta en la región

El ingeniero Martín Principiano analiza los beneficios de esta herramienta que permite identificar malezas y aplicar solo en el sector donde se encuentran.

Compartir

En los sistemas agrícolas actuales se ha observado un importante incremento de las dosis y frecuencias de aplicaciones de herbicidas, siendo una causa determinante la aparición de biotipos de malezas resistentes. Esto trajo aparejado un aumento en el costo que implica su control, el cual ascendió a valores de 130 a 150 dólares por hectárea.

Entre estos costos, sólo los herbicidas de acción post-emergente sobre la maleza en barbecho ya alcanzan los 40 a 60 dólares por hectárea al año en gran parte de los casos. Esto sumado a la necesidad de disminuir el impacto y riesgo ambiental de las estrategias de manejo de malezas hace necesaria la búsqueda de alternativas para disminuir el uso de herbicidas. En este sentido, una de las soluciones desarrolladas es la aplicación selectiva de herbicidas.

La pulverización selectiva es una tecnología que permite identificar malezas y aplicar solo en el sector donde se encuentran. Los métodos más utilizados para detectar las malezas son: índice de verdor (NDVI), fluorescencia de clorofila y visión artificial (forma, textura).

En la Argentina, existen dos empresas que ofrecen la tecnología: WEED- IT y Weed Seeker. Cada una de ellas presenta versiones con diferentes precios y funcionalidades.

De acuerdo a las experiencias por el uso de la tecnología en otras regiones, se obtienen ahorros de 70 a 75% de producto. De esta forma, un
menor uso de herbicidas reduce de manera notable los costos en herbicidas en la etapa de barbecho químicos.

Una de las limitaciones para la adopción en la región, pasa por el costo. Así, los valores van desde 5000 a 9000 USD por metro de botalón.
Por supuesto que se la debe considerar integrada a una serie de prácticas de manejo de malezas y no de manera aislada. Su éxito solo se entiende si se la complemente con un uso correcto de herbicidas residuales, rotación de cultivos, uso de cultivos de servicios, etc.
 

Etiquetas
logo
Comentarios