Sarmiento goleó a Rosario Central
LIGA PROFESIONAL

Sarmiento goleó a Rosario Central

El Verde se recuperó una desventaja parcial en contra y terminó imponiéndose por 4 a 1, en el arranque de la sexta fecha del campeonato. Con empuje, el equipo de Israel Damonte superó al Canalla de Miguel Russo y cortó la racha de derrotas como local.

Compartir

A fuerza de ganas y con momentos de fútbol de alto vuelo, Sarmiento goleó anoche a Rosario Central y volvió a celebrar una victoria en el Estadio Eva Perón, luego de una incómoda racha de cuatro derrotas consecutivas en calidad de anfitrión.

En el arranque de la sexta jornada del Torneo de la Liga Profesional, el equipo de Israel Damonte se recuperó de la desventaja inicial y terminó triunfando por 4 a 1, para tomar confianza en la continuidad de la lucha por la permanencia en Primera División.

El Verde comenzó presionando alto y marcando un ritmo intenso de juego, en base a la velocidad en la transición hacia el ataque, con el bragadense Manuel Mónaco intentando romper por derecha y combinar Sergio Quiroga y Luciano Gondou. 

La primera jugada de la noche, sin embargo, llegó tras un rebote de un córner. Desde el borde del área, Gondou abrió hacia la derecha para Javier Toledo, quien remató con derecha, por arriba del travesaño del arco custodiado por Jorge Broun.

El equipo de Miguel Russo, sin embargo, entendió en el arranque en dónde estaban los atajos para llegar al área del arquero Sebastián Meza. Así, a los 6 minutos, llegó un pelotazo largo de Broun al hueco que quedaba en tres cuartos de cancha, por la distancia entre la línea de volantes y los centrales Alejandro Donatti y Juan Manuel Insaurralde.

Allí apareció Alejo Véliz,  para recibir el pase de Ignacio Malcorra, pero falló a la hora de enfrentar mano a mano a Meza.  Fue un primer aviso del que Sarmiento no acusó recibo a tiempo. Un minuto más  tarde, de un lateral desde la izquierda, Giani Infantino entró al área tras ganarle la espalda a Manuel García, lentos Insaurralde y Donatti en la marca, y el joven delantero definió con zurda, al ras del suelo, para vencer la endeble resistencia de Meza. 

Respondió Sarmiento en la siguiente jugada: apareció Quiroga por el medio y sacó un potente disparo con derecha desde afuera y salvó Broun por arriba del travesaño. Damonte reclamaba a sus jugadores orden defensivo, pero pasados los 10 minutos iniciales era Central el que comenzaba a adueñarse del balón.

Tuvo que esperar otros cinco minutos el cuadro de Junín para volver a aproximarse al arco rival. Recibió Mónaco del lateral derecho Gonzalo Bettini, encaró desde la derecha hacia el centro y remató con zurda, para exigir la solvente respuesta de Broun. 

Hacia los 25, Sarmiento comenzaba a dejar ver signos del desgaste provocado por el esfuerzo físico invertido en la presión en campo rival, sin dividendos por entonces en el tantedor. Entonces, los de Russo apostaron a circular el balón entre los intérpretes de su línea de fondo, sin proponer mayor riesgo al arco de Meza.

Superada la media hora de juego, cuando el conjunto de Damonte comenzaba a recuperar aire y ejercer su dominio en territorio adversario, llegó una baja de tensión en el Estadio, seguida de un corte de luz que le puso pausa al juego.

Tras la reanudación, cuando parecía que el parate beneficiaría al Canalla, a los 40 volvió a avisar Sarmiento: recuperó Emiliano Méndez en la zona central, abrió por derecha para Bettini y el marcador de punta diestro volvió a encontrar a Mónaco, quien centró al segundo palo para Toledo, que por poco se lo perdió a metros del arco de Broun. 

En la última de la primera parte, otra vez irrumpió Mónaco por derecha y habilitó al nuevejuliense Manuel García, quien completó la combinación entre jugadores surgidos de las inferiores sarmientistas con un centro que estaba destinado a Gondou, pero tras un desvío en el defensor Carlos Quintana, le quedó servida a Quiroga, quien ensayó un remate de chilena que se estrelló en el poste izquierdo de Broun.

Con autoridad

Sarmiento dejó el campo de juego en el descanso del entretiempo con la sensación de haber merecido incluso algo más que el empate, luego del error defensivo que le había costado un gol en contra, en el amanecer del duelo.

Pero la segundo mitad encontró al conjunto de Damonte decidido a plasmar en la red lo que había insinuado tanto en la actitud como en el juego. 

Antes de los 10 minutos, llegó la jugada que cambiaría el curso de la historia: el ingresado mediocampista paraguayo Fernando Martínez anticipó en una disputa de balón a Kevin Ortiz y el volante "canalla" lo derribó con una dura infracción, que derivó en que el árbitro Fernando Echenique le mostrara la tarjeta roja por doble amonestación.

En inferioridad numérica, y superado en el trámite, el equipo de Russo apostó todo a conservar la exigua diferencia que había sacado en el primer tiempo. 

Sarmiento comenzó a crecer y siguió generando peligro, a fuerza de balones aéreos. Así llegó cerca del cuarto de hora el envío desde la derecha de Quiroga y, tras un forcejeo con su marcador, el defensor Facundo Mallo, Insaurralde cayó en el área y Echenique sancionó penal.

La responsabilidad fue asumida por Javier Toledo, quien remató fuerte y cruzado con zurda, pero el arquero Broun adivinó la intención y volvió a postergar un festejo que ya empezaba a tomar sabor a angustia e impaciencia.

Damonte siguió confiando en la posibilidad de revertir la situación y envió a la cancha a Lisandro López. El visitante se aferraba a la ventaja y a punto estuvo de aumentar la diferencia con un contragolpe aislado que fabricó Ignacio Malcorra y desactivó con lo justo Meza.  

A los 24, cuando Broun parecía ya un obstáculo infranqueable para los atacantes sarmientistas, llegó un pelotazo largo y alto del lateral zurdo Gabriel Díaz y el guardameta de Rosario

Central falló al momento de atrapar la pelota, en una disputa cuerpo a cuerpo con Toledo, que aprovechó la concesión para definir sin oposición y anotar el 1 a 1, en medio de reclamos del banco de suplentes encabezado por Russo, por una presunta infracción que Echenique no sancionó.

Sarmiento siguió buscando y, a los 35, de un nuevo córner desde la derecha, apareció solo Lisandro López, en el punto del penal, para conectar con derecha, de volea, y vencer a Broun, previo desvío en Quintana. 

Ya adelantado en la pizarra, el dueño de casa afianzó con autoridad su supremacía en el césped. Sobre el final, llegaron los últimos dos goles que decoraron el marcador, en una noche inolvidable: primero, el ingresado Lucas Melano, que remató de afuera del área con derecha y ubicó la pelota pegada al poste izquierdo de Broun; y, a dos minutos del final, nuevamente Lisandro López completó con un pase a la red el desborde por derecha de Melano, para sentenciar el 4 a 1 final. 

Fue una victoria inapelable de Sarmiento, que recuperó la memoria y volvió a celebrar a lo grande en el Eva Perón. En ese mismo terreno que, hasta hace apenas unos pocos meses, el equipo de Israel Damonte se mostraba casi imposible de superar. 

Comentarios