El Mundial de Qatar con ojos pergaminenses
EN PRIMERA PERSONA

El Mundial de Qatar con ojos pergaminenses

Luciano Roca y un grupo de amigos (Diego Barceló, Bernardo Biscaysacú, David Valentini y Gabriel Pereyra) hicieron los 14,630 kilómetros que une Pergamino con Qatar. La bandera de Douglas que se inmortalizó. La vivencia en Doha. Un mano a mano con Diario Núcleo

Compartir

Argentina está a pocos días de disputar su sexta final del Mundo, será el domingo, a partir de las 12 horas, ante Francia. Messi y Mbappé, se verán las caras. Uno en su último Mundial, otro en pleno ascenso. El rosarino buscará coronarse por primera vez, mientras que el jugador galo defenderá el título conseguido en Rusia 2018. 

La “fiebre mundialista argentina” contagió a simpatizantes de los más recónditos del planeta, quizás lo que más se “popularizó”, por medio de las redes sociales, que han jugado un papel determinante en Qatar, sea los fanáticos de Bangladesh. 

Pergamino se hizo presente en Doha. Más de imagen del “Rey” Messi con la bandera de “Douglas” atrás se inmortalizó, no solo para alegría de quienes la portaban sino para toda la ciudad. Un pedacito de los pergaminenses estaban representados en ese puñado de amigos que volaron a Qatar. Hasta se dieron el lujo de salir por la cadena deportiva televisiva TyC Sports con “los trapos” del “Fogonero”. 

Luciano Roca y un grupo de amigos (Diego Barceló, Bernardo Biscaysacú, David Valentini y Gabriel Pereyra) hicieron los 14,630 kilómetros que une Pergamino con Qatar. Salieron de Ezeiza, hicieron unas horas de escala en Frankfurt (Alemania), de ahí a El Cairo (Egipto), para desembarcar en Qatar

Ya de regreso a la Argentina, Roca dialogó con Diario Núcleo acerca de esta gran experiencia 

Luciano, ¿Este es tu primer Mundial?

LR: “No, es mi tercer Mundial, ya estuve en Brasil y en Rusia” 

Además de ser hincha de la Selección, ¿esta pasión también la tenés por algún equipo en particular?

LR: “Soy fanático de Douglas, lo sigo por todos lados. Visitante, local, donde sea y cuando se puede”. 

Muchas veces se dice que el público de la selección es diferente al de un equipo. ¿Qué opinión te merece esa reflexión?. ¿Y cómo es seguir a la Selección?

LR: “Es hermoso porque se juntan todos los hinchas, no importan las banderas, los colores de tus equipos, son todos amigos. Eso es lo lindo de seguir a la Selección, y más en un Mundial”. 

Entonces, tercer Mundial. ¿Cómo es la planificación, terminó Rusia y comenzaste a armar Qatar?

LR: “Mira, de los seis que habíamos ido a Rusia, ahora fuimos cuatro, y se agregó un amigo más. Siempre lo planeamos ocho, nueve meses antes, ni bien sale el fixture; ahí ya empezamos con toda la logística. Siempre vemos la fecha en que juega Argentina, cuando sale el fixture y comenzamos a diagramar el viaje. Hemos comprado todo (alojamiento) por la página oficial de la FIFA”. 

Es difícil pronosticar cuando es deporte, cuando se emprende un viaje de esta magnitud, me imagino, que te asegurás la primera fase. ¿Hasta qué partido pudieron ver?, ¿No había posibilidades de quedarse un tiempo más?

LR: “Vimos hasta el partido de Australia. La verdad que no podíamos quedarnos, todos teníamos que volver a trabajar. Sabíamos que se venía la mejor parte. Te digo la verdad, ahora cambiaría estos partidos por los cuatro que fui”.

¿Siempre los viajes son con amigos, hay posibilidad de llevar a la familia?

LR: “En Brasil fuimos con mi señora y amigos. Ya en Rusia lo hicimos con amigos. A la Copa América también fui. Te va a resultar curioso, pero nunca fui a ver a la Selección en el Monumental”.

¿Cómo fue el día a día en Qatar?, ¿Cómo hicieron con el idioma, las comidas?  

LR: “Hablamos poco inglés, tratamos de armar entre los cinco algunas palabras (risas). Allá hay mucho inmigrante, el 80 por ciento son inmigrantes, el inglés se maneja, por lo general, en todos lados. La verdad que todo lo que ves es nuevo, hay mucho dinero. El departamento en que paramos, y la mayoría con los que hablamos nos decían lo miso, era todo a estrenar. 
Todo te llama la atención, la cantidad de luces, de edificios nuevos; tenías el Metro y los colectivos gratis. No gastamos un peso en ningún auto de alquiler. Otra cosa que me sorprendió era aire acondicionado de las veredas. Allá es invierno, lo prendieron como para que la gente vea. Hacía 25 grados, pero no era un calor como es acá. A la mañana íbamos a la playa. Me llamó la atención que oscurece muy temprano. Y en cuanto a las comidas, hicimos mucha comida chatarra (risas). Íbamos a los shopping y te encontrás con las cadenas de comidas que hay acá”. 

¿Cómo es la sociedad Qatarí. Tuviste alguna restricción?

LR: “Para nada, hicimos vida normal. Lo único que al principio, se ve que luego se relajaron, te pedían la Hayya Card para todo.  Había dos playas públicas en el centro, una que no había drama para ir, y la otra que tenías que ir sí o sí en familia, no podía haber hombres solos. En realidad, al haber muchos inmigrantes en Qatar hay una mezcla. Alcohol no se puede tomar, en realidad ellos sí, pero nosotros solo pudimos consumir en el Fan Fest. Sinceramente los precios eran astronómicos: 4500 pesos un vaso, y un lito cera de 8 mi o 9 mil pesos nuestros”.  

Me imagino que han ido a “banderazos” 

LR: “Sí, no nos perdimos ninguno. Todo el ´mundo futbolero´ quiere que salga campeón Messi, más que argentina. En el primer partido los argentinos estábamos desperdigados por todo el estadio, después empezó la comunicación por redes sociales y nos ubicamos detrás de un arco. Teníamos una vista privilegiada, es ahí donde iban a festejar los goles los jugadores argentinos”. 

Por cábala, no vamos decir nada sobre el equipo, ¿te parece?

LR: “Dale. La verdad cómo está a Messi y como está el equipo ilusionan. Yo soy fanático de Messi, para mi Messi es Dios. Ahora todo el equipo lo acompaña, juega bien al fútbol Argentina. Me he pelado con cualquiera por Messi. Ahora la gente lo está entendiendo a Messi”. 

¿Además de Argentina, pudieron ver otros partidos?

LR: “Fuimos a ver Portugal Uruguay, partidazo. También vimos Croacia-Marruecos, porque para entra al país tenías que asegurarte una entrada, y como todavía el de Argentina no había salido compramos ese, sin pensar que ambos equipos llegaron a las semifinales”. 

Si bien todavía no terminó la Copa en Qatar. ¿Objetivo Estados Unidos-México-Canadá?

LR: “Las ganas siempre están. Vas a un Mundial y querés ir a todos. Va a estar difícil porque van a ser tres países para armar el viaje. Déjame disfrutar este, después hablamos del otro”. 

¿Si tuvieras que elegir una Copa del Mudo de las tres que fuiste con cuál te quedas?

LR: “Difícil, todas tienen sus encantos. En Rusia al haber ventade alcohol había mucho europeo, acá en Qatar no había tantos, salvo los días de partido. Sí vi mucho marroquí, gente de Gales, mexicanos el día del partido, pero tampoco era una locura. Argentinos sí, la gente hizo cualquier cosa para ir al Mundial, se sacaban créditos, vendían el auto, etc”. 

Por último, Luciano. ¿Dejaste algún souvenirs, intercambiaste alguna camiseta? 

LR: “Llevé camisetas de la Selección pero no intercambié, en Rusia cambié, inclusive hasta de Douglas, pero ahora la de Douglas no la suelto más”.  
 

Comentarios