Lisandro López: "Me siento bien en Sarmiento y espero seguir el año que viene"
FUTBOL

Lisandro López: "Me siento bien en Sarmiento y espero seguir el año que viene"

El delantero del Verde realizó un balance de su primer semestre en Junín, el momento del equipo y su sentimiento del partido que Sarmiento jugará este domingo frente a Racing.

Compartir

La ciudad de Junín recibió al plantel de Racing, que enfrentará a Sarmiento, por la sexta fecha del Torneo de la Liga Profesional. Pero desde hace seis meses, una porción de la historia grande de la Academia de Avellaneda vive en suelo juninense: se trata de Lisandro López, el experimentado delantero que llegó a comienzos de este año para alimentar la ilusión de los hinchas del Verde de asegurar la permanencia del equipo en Primera División.

Con pasado en clubes de renombre del fútbol europeo, como el Porto de Portugal o el Lyon de Francia, y también del fútbol sudamericano, como el Internacional de Porto Alegre (Brasil), es con la camiseta racinguista que Licha supo escribir las páginas más importantes de su extensa carrera, que lo encuentra todavía en plenitud, a sus 39 años.

La proximidad del duelo con el equipo dirigido por Fernando Gago lo atrajo a la redacción de Democracia, para compartir sus sensaciones de cara al encuentro, que se disputará en el Estadio Eva Perón. Además, en diálogo exclusivo con este diario, el atacante nacido en la cercana localidad de Rafael Obligado, distrito de Rojas, recordó los días de su infancia, que lo encontraron también en la cancha de Sarmiento, aunque por entonces como espectador, ya con un futuro proyectado hacia el fútbol profesional.  

Una vuelta al mundo más tarde, aquel adolescente que concurría a las tribunas acompañado por su padre y un grupo de amigos, es uno de los protagonistas centrales del presente deportivo de la institución, que transita sobre el carril del sueño de mantener la categoría y clasificar a una copa internacional, de cara a la temporada 2023.

-Se viene el partido contra Racing y siempre se recuerda su pasado allí, ¿lo vive como un partido especial?
-El partido en sí no es muy diferente a los demás. Todos saben lo que significa Racing en mi vida, porque es el club que me formó como jugador profesional, como persona y conservo muchos amigos y conocidos.
 Es el equipo del cual soy hincha y eso siempre es especial, pero en cuanto al partido, me concentro en Sarmiento y en nuestro objetivo, que es ganar y seguir sumando puntos.

-En la pasada Copa de la Liga Profesional también se enfrentaron y ganó Racing 4 a 1 en el Cilindro de Avellaneda. Pero Sarmiento comenzó ganando y los goles del rival llegaron ya avanzado el segundo tiempo y cuando ustedes jugaban con diez, ¿esperan un trámite diferente esta vez?
-Ojalá sea distinto. En aquel partido, mientras estuvimos once contra once, más allá de que ellos tenían el control de la pelota, el juego estaba a nuestro favor, porque casi no pasábamos sobresaltos. Después vino la jugada de la expulsión (de Guido Mainero), el empate y a partir de ahí se nos hizo muy difícil. Pero esa diferencia de goles de ninguna manera reflejó lo que fue el partido.

Creo que el del domingo va a ser un encuentro de similares características, más allá de que nosotros nos sentimos fuertes en casa, vamos a tener que saber sufrir, porque Racing va a tener la pelota y nosotros trataremos de estar ordenados, como lo venimos haciendo, y trataremos de aprovechar las oportunidades que tengamos.

-Ya con un semestre en el club, ¿considera que Sarmiento tiene una identidad de juego definida?
-Sí, tenemos una identidad definida. Somos un equipo que trata de estar siempre ordenado, sabiendo que de mitad de cancha hacia adelante tenemos jugadores que pueden definir los partidos. Pero también hay una realidad y es que nos hicimos un equipo defensivamente duro, que también juega con la cabeza en los promedios del descenso, algo que no es fácil.

-En su paso por Europa, jugó en equipos acostumbrados a pelear por títulos. Ahora, le toca hacerlo en un club que tiene un objetivo diferente, aunque su primera etapa en Racing (2003-2005) también coincidió con un momento deportivo difícil…
-Era un momento durísimo, tanto para el club como para el hincha, aunque no peleábamos el descenso. Pero, en cuanto a Sarmiento, mi responsabilidad no cambia en absoluto. En cada equipo al que me tocó ir, mi comportamiento y mi manera de ser, independientemente del objetivo de la institución, mi mentalidad siempre trabajar seriamente y ganar.

Ahora, la prioridad es sumar para que Sarmiento se quede en Primera y quizás entrar a una copa internacional. De hecho, hoy estaríamos clasificando a la Copa Sudamericana. Asumo la realidad que vive el equipo y, por supuesto, me sumo a la causa.

-Habitualmente, es el periodismo el que busca adelantarse en los movimientos del mercado de pases, pero usted fue quien dio la primicia en diciembre del año pasado sobre la posibilidad de dejar Racing para venir a Sarmiento, ¿por qué decidió contarlo en aquel momento?

-Porque cuando estaba por finalizar el campeonato, faltaban dos fechas, dije que estaba jugando mis últimos partidos en Racing. Luego me hicieron una entrevista para Direct TV Sports, que estaba programada, y ya para entonces había tenido una charla con (el manager de Sarmiento) Mariano Sardi. No había nada que esconder. Estaba la propuesta y sólo faltaba decidir. 

-Un día antes de empezar la pretemporada, en enero, se confirmó que se había contagiado de Covid-19. Fue un mal inicio. Pero luego, en su debut en la Copa de la Liga, convirtió el gol del triunfo contra Atlético Tucumán… 
-Es verdad, veníamos escapando del Covid-19, pero a fin de año nos contagiamos toda la familia. Afortunadamente, después tuve un arranque de torneo muy lindo, algo soñado, debutar en un club nuevo, con la expectativa que había, y hacer el gol. Pero, sobre todo, ganar.

-Lleva dos goles convertidos en Sarmiento (además del que le hizo a Atlético Tucumán, uno a Argentinos Juniors, en el presente campeonato) y ambos quedaron en el recuerdo del hincha por la calidad estética. En los dos definió con suavidad por sobre el cuerpo del arquero…  
-Sí, pero, por supuesto, me gustaría estar convirtiendo más. El semestre pasado, jugué en distintas posiciones, algo más retrasado en el campo, y en algunos partidos me tocó ir al banco de suplentes. En este campeonato, estoy jugando más en mi posición, que es de número 9 (centrodelantero), así que espero sumar más goles, pero cumplir el objetivo colectivo del club es lo más importante para mí.

-¿Cómo describe al campeonato argentino?
-Es un fútbol muy difícil, que tal vez puede gustar más o menos, pero es complicado de jugar y se vuelve año a año cada vez más intenso. En la actualidad, si no se está bien físicamente, es prácticamente imposible jugar acá. Con el talento y con la calidad técnica no alcanza. Para quienes arrancamos nuestras carreras acá, y en algún momento nos fuimos a otro lado, siempre es lindo volver al fútbol argentino y vivirlo nuevamente. 

-¿Qué diferencias nota entre un club como Racing y uno como Sarmiento?

-Hay un abismo. Comenzando por la trascendencia de cada uno en cuanto a lo periodístico y, sobre todo, en cuanto a los presupuestos que maneja cada uno. 

Entiendo que Sarmiento hace un gran esfuerzo para estar en Primera. Y ahora, estando acá, quizás entiendo un poco más por qué un club del Interior festeja tanto una victoria cuando se le da una victoria contra alguno de los equipos grandes, porque existen diferencias muy importantes. Pero a mí me gusta estar acá, pelearla desde abajo, valoro mucho el sacrifico que hacemos, por ejemplo, viajar a veces hasta 8 o 10 horas en micro para ir a jugar, cuando un club grande te pone un vuelo charter y en media hora estás.

-¿Cómo lleva la vida en Junín y cómo se siente en el club?
-Espectacular. Si bien venía desde niño, es una ciudad que no conocía en profundidad. Empecé a vivirla en estos años, mi hermana vive aquí desde hace muchísimo tiempo y desde mi llegada, a principio de este año, empecé a conectarme mucho más con Junín la verdad es que estoy muy feliz. 

-Imagine un final feliz de la película y el club logra el objetivo de quedarse en Primera, ¿qué vislumbra para su futuro deportivo, más allá de octubre, cuando termine el torneo?
-Me encantaría quedarme y seguir jugando en Sarmiento. No sé cómo estarán el cuerpo y la cabeza al final de la temporada, porque entiendo que a mi edad (39 años), los jugadores pensamos a muy corto plazo, quizás semestre a semestre. 

-Pero en principio sigue viéndose como jugador, ¿verdad?
-Sí, claro, porque hoy me siento bien. Estamos en pleno invierno y en el Centro de Alto Rendimiento hace un frío tremendo cada vez que tenemos que ir a entrenar a la mañana, pero yo tengo ganas de estar ahí y espero seguir así. Ojalá me pueda seguir sintiendo bien y que el club también quiera que me quede.

 

 

Comentarios