noscript
Cuáles son los desafíos que le esperan a la primera presidenta de México
UN TRIUNFO HISTÓRICO

Cuáles son los desafíos que le esperan a la primera presidenta de México

Ahijada política del actual jefe de Estado, López Obrador, la izquierdista debe enfrentar, principalmente, una creciente violencia narco.

Compartir

Tal como informó este diario en su edición de ayer, la izquierdista Claudia Sheinbaum fue elegida como la primera presidenta de México con una abrumadora ventaja, en una elección calificada de “histórica” por líderes mundiales y por su padrino político, el saliente mandatario Andrés Manuel López Obrador. La científica de 61 años de origen judío obtuvo entre 58% y 60% de los votos, según el conteo rápido del Instituto Nacional Electoral (INE). Además, el partido oficialista Morena y sus aliados alcanzaron la mayoría calificada en la Cámara de Diputados y, según las últimas cifras oficiales, podrían hacer lo propio en la Cámara de Senadores, lo que les permitiría realizar cambios a la Constitución, algunos propuestos por López Obrador. 

El resultado la ubica unos 32 puntos arriba de su rival de centroderecha Xóchitl Gálvez, que registró entre 26% y 28% de los votos. 

“No les voy a fallar”, dijo Sheinbaum a los mexicanos, emocionada y sonriente. 

Tendrá el enorme desafío de contener la violencia del narcotráfico y de género, que mata a unas 30.000 personas al año. “Por el bien de todos, primero los pobres”, prometió luego en un discurso en el Zócalo, la principal plaza del país, ante una multitud eufórica que agitaba banderas y música de mariachis. 

Sheinbaum, física y exalcaldesa de Ciudad de México, gobernará hasta 2030 la 12ª economía del mundo, de 129 millones de habitantes. La también izquierdista Clara Brugada fue electa alcaldesa de Ciudad de México, bastión de la izquierda desde hace casi tres décadas. 

 

¿Continuidad o cambio? 

Los seguidores de Sheinbaum creen que continuará los programas de López Obrador. Destacan su eficiencia como alcaldesa de Ciudad de México (2018-2023) y la ven como una inspiración en este país con altas tasas de violencia de género, donde unas 10 mujeres son asesinadas diariamente, entre feminicidios y homicidios dolosos, según ONU Mujeres. 

López Obrador distribuyó millonarias ayudas directas a ancianos, jóvenes y discapacitados que sacaron a 8,9 millones de personas de la pobreza. Un tercio de la población aún vive en esa situación. 

La expansión del crimen organizado “es el problema más intimidante” que deberá enfrentar Sheinbaum, opinó Michael Shifter, investigador del centro de análisis Diálogo Interamericano, con sede en Washington. También tendrá el reto de mantener los programas sociales cuando el déficit fiscal subió a 5,9% del PIB y el crecimiento promedio en los últimos seis años fue de apenas 0,8%. 

Otro desafío será la relación con Estados Unidos, destino de 80% de las exportaciones mexicanas, especialmente si Donald Trump regresa al poder, advirtió Shifter. 

Trump amenazó con deportaciones masivas de migrantes que cruzan por la frontera binacional de casi 3.200 km. Además, en 2026 los dos países y Canadá deberán renegociar su tratado comercial T-MEC.

 

Promesas 

“Cero impunidad”, promete la primera presidenta electa de México sobre el inmenso desafío que le aguarda: gobernar un país donde unas 80 personas son asesinadas a diario por grupos criminales que controlan territorios y están en colusión con autoridades. 

La violencia que dejó casi 190.000 muertos durante el gobierno saliente de Andrés Manuel López Obrador, su padrino político, y que frena el crecimiento de México, dijeron analistas. 

Otros retos son mitigar el creciente impacto del cambio climático en un país con sequías y escasez de agua. 

Sheinbaum promete profundizar las reformas sociales de AMLO y gobernar para los más desfavorecidos. ¿Pero cuán leal le será? ¿Podrá imponer su propia agenda? Las respuestas, coinciden analistas, aún son un misterio. 

Pese a la política de “Abrazos, no balazos” la cifra de homicidios aún es altísima, y el país registra más de 100.000 desaparecidos. 

“Si no puede frenar el deterioro dramático de la situación de seguridad de México, será cada vez más difícil cumplir con su agenda de políticas sociales y económicas”, estimó Shifter. La presidenta electa promete enfocarse en las causas de la violencia mediante la ampliación de programas para jóvenes, el refuerzo de la guardia nacional, más inteligencia policial y cooperación entre instituciones a cargo de la seguridad. 

 

“No hay dinero” 

Sheinbaum hereda un déficit fiscal de casi 6%, el mayor en un cuarto de siglo pese a las políticas de austeridad de AMLO. En el último sexenio, el país apenas creció 0,8% en promedio. “El reto más importante para la siguiente administración será corregir el elevado déficit fiscal”, sostiene Víctor Ceja, economista en jefe de Valmex.

Comentarios