En Rojas aseguran que “las guardias del hospital están cubiertas”
SALUD

En Rojas aseguran que “las guardias del hospital están cubiertas”

El secretario de Salud, Germán Palmieri, explicó cuál es la manera de trabajar en el nosocomio y cómo hacen para no padecer la falta de médicos de guardia como sufren otros municipios.

Compartir

A diferencia de hospitales de la Región, donde faltan médicos de guardia para cubrir las emergencias que se suscitan diariamente, en el Hospital Saturnino E. Unzué de la ciudad de Rojas, las guardias de terapia están cubiertas en su totalidad por médicos nombrados. El secretario de Salud, Germán Palmieri, brindó una nota a Diario Democracia, en la cual explicó la manera de trabajar en el Unzué.

El funcionario explicó que “lo que quizá sucede en otras localidades es que empieza a disminuir la llegada de médicos de guardia, que son médicos que no se comprometen con el lugar o se van yendo a donde mejor les pagan”. Y agregó: “Es una problemática real al día de hoy y que seguramente algunos funcionarios, secretarios de salud y directores de hospitales estén afectados”.

La situación en el CAPS de Carabelas y Rafael Obligado

En ese sentido, el profesional detalló que Carabelas lo tienen cubierto, porque hay dos médicos residentes del lugar, que directamente viven en la localidad. En cuanto a la situación de Rafael Obligado, el profesional de la salud dijo: “Lo teníamos resuelto hasta que el doctor Fernández Olaechea se jubiló. En este momento, estaríamos entrando en un déficit de conseguir un médico para esa localidad. Ahora, mandamos médicos de Rojas contratados que van la mayor parte del día y de los cuatro fines de semana pudimos cubrir dos. Igualmente, ya estamos trabajando para poder cubrir los dos que faltan, con lo cual ya tendríamos el tema resuelto”.

Con la camiseta puesta

En cuanto a las medidas que desde el Municipio llevan a cabo para lograr mantener cubiertas todas las demandas médicas, Palmieri remarcó: “Por el momento tenemos un Jefe de Guardia, que se está encargando de que no falten médicos. Para ello, a veces, debemos aumentar los valores de pago de la guardia o pagamos el combustible del profesional. Tratamos de que la guardia se haga de la mejor forma posible”. Y relató que “a veces, lo que pasa en las localidades chicas, es que el médico de allí es como que tiene la camiseta puesta y en cambio, el que viene de afuera, hace la guardia y se va y ni siquiera identifica a quien atiende. Entonces, las personas pasan a ser un número y eso no me gusta. En las localidades se pone más en juego la vocación”.

Comentarios