Confitería 'El Ideal': 96 años de sabor
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Confitería 'El Ideal': 96 años de sabor

El comercio fundado en 1926 continúa siendo elegido por los pergaminenses debido a la calidad de sus productos. Diario Núcleo habló en exclusiva con Josefina Gianetti, quien trabaja en el local desde hace 70 años.

Compartir

La historia de la confitería 'El Ideal' comenzó a escribirse cuando José Maureso, nacido en Cherta (Cataluña), cruzó el Océano Atlántico en barco junto a su tío hacia Argentina para radicarse en Buenos Aires. Al poco tiempo de llegar al país, y con tan solo 10 años de edad, Maureso se escapó de la casa de su tío y se trasladó hacia Pergamino en donde sabía que vivían unos parientes lejanos.

Ya en la ciudad, comenzó a trabajar en la confitería 'La Esmeralda' que pertenecía a Juan Balart. Allí se especializó en la producción de alfajores hasta los 24 años cuando comenzó a probar suerte con un emprendimiento propio llamado confitería 'Sportam', junto a José Sancho. Luego de tres años de trabajo en conjunto, decidieron cerrar el comercio y seguir cada uno por su lado.

Finalmente, un 12 de junio de 1926 que Maureso abrió por primera vez las puertas de la confitería 'El Ideal', ubicada en el mismo lugar en que se encuentra hoy, calle San Nicolás 471. En ese mismo año ingresó a trabajar como cadete de la confitería Juan Alfredo Climaco, quien en poco tiempo pasó a ser el confitero oficial. Su hermano Adolfo también comenzó a trabajar en 'El Ideal' y terminó comprando el local después de unos años. Al tiempo, Juan Alfredo le compró el comercio a su hermano y permaneció al frente de la confitería muchos años. Luego serían sus hijos, Carlos y Marcos Climaco, quienes pasaron a ocupar el lugar de su padre hasta que, lamentablemente, ambos murieron a muy temprana edad. Desde aquel momento y hasta el día de hoy, 'El ideal' fue atendido por sus esposas, Josefina Gianetti y Susana Trotta.

Diario Núcleo dialogó con Josefina Gianetti acerca de la historia de la confitería más representativa de la ciudad y sobre los famosos Alfajores Pergamino que han llegado a muchos países de Europa.

Toda una vida dedicada al trabajo

Josefina Gianetti comenzó a trabajar en 'El ideal' cuando tan solo tenía 12 años de edad y hoy lleva 27 al frente del local junto a Susana Trotta. La confitería siempre estuvo situada en San Nicolás 471 y, por supuesto, en el año 1926 el escenario era muy diferente al de hoy. "Cuando el local abrió esta zona no era una peatonal sino que era una calle en la que los chicos se paraban a decirles piropos a las chicas que pasaban caminando. El Banco Provincia que hoy tenemos al lado no se había construido todavía. Recuerdo que los comercios vecinos eran Bonafide, el Cine Monumental, el kiosco de Annan, la Joyería París, la Casa Bas que hacía sombreros y ramos de novia, y al lado estaba Casa Casal que vendía toda ropa de hombres para casamientos. Una vez Casa Casal se prendió fuego y recuerdo haber visto el humo saliendo de la última persiana del local", dice Josefina.

  • Un negocio familiar: Susana Trotta, Homero Climaco y Josefina Gianetti

En todos estos años de permanencia, 'El Ideal' se ha caracterizado su producción artesanal, no solamente de los famosos alfajores sino que también fabrican caramelo propio, masas, el hojaldre, pepas de membrillo y de dulce leche, vainillas, merengue y bay biscuit. Pero hubo un momento, allá por la década del 50', que el comercio ofrecía otros productos: "Antes vendíamos helados artesanales. ¡Y qué helados! También ofrecíamos sandwiches de miga y café. Brindábamos un servicio de lunch y había sábados en los que hacíamos de dos a tres servicios al día", recuerda.

Los Alfajores Pergamino

Sin dudas es el producto insignia de la confitería. La receta fue traída por José Maureso desde España junto a la fórmula del caramelo de crema de leche casero. Josefina describe cómo es la fabricación: "Lleva tres tapas de yema que se pega con dulce de leche que traemos de la localidad de Freyre (Córdoba), y después se reviste con un azucarado que se llama fondant. Es un alfajor bien casero, a la yema la compramos ya pasteurizada porque antes a ese proceso lo hacíamos nosotros, rompíamos los huevos y separábamos las yemas una por una". Y agrega: "Nos piden alfajores de todos lados del país e incluso del extranjero. Llegamos a Suiza, Holanda, España, Alemania e Italia gracias a los padres que vienen a comprarlos para llevárselos a sus hijos".

- ¿Cuál es el secreto del éxito del alfajor?

- Es un producto noble que no tiene ningún tipo de conservante. Es muy diferente a los alfajores que se producen en serie porque es artesanal y yo creo que es por eso que gusta tanto. Una vez que se lo hicimos probar a un médico de Rosario, y después de ahí cada vez que íbamos lo primero que hacía era mirarnos las manos para ver si habíamos llevado las cajas.

A lo largo de estos 96 años 'El Ideal' mantuvo una clientela fiel y, aunque ha tenido altos y bajos, los pergaminenses lo siguen eligiendo por la calidad de sus productos. "El comercio siempre funcionó muy bien. Ahora no te voy a decir que estamos excelente pero por como está todo la verdad es que no nos podemos quejar. La pandemia nos costó mucho porque nos dejó muchas deudas que las terminamos de pagar hace poco. Fue duro pero la seguimos luchando como siempre. Te puedo decir que es el mismo alfajor quien nos va manteniendo en pie porque es un producto que nunca se dejó de vender", asegura Josefina que después de 70 años trabajando en la confitería algo debe saber del tema.

 

 

 

Comentarios