Florencia Castro: "Nuestra aspiración es que los chicos puedan estudiar en su ciudad"
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Florencia Castro: "Nuestra aspiración es que los chicos puedan estudiar en su ciudad"

La flamante vicerrectora de la Unnoba habló con Diario Núcleo sobre los desafíos de la universidad.

Compartir

Florencia Castro asumió como la nueva virrectora de la Unnoba el pasado 11 de noviembre. El rector de la universidad, Guillermo Tamarit, propuso a Castro ante el Consejo Superior luego de la renuncia de Danya Tavela. Finalmente, el consejo aprobó la propuesta del rector por unanimidad.

Castro es abogada de la UBA, con una diplomatura en Gestión y Control de Políticas Públicas (Flacso). Es especialista en educación con orientación en gestión educativa de la Universidad de San Andrés y magíster en Tecnologías Aplicadas a la Educación en la UNLP. Actualmente, es doctorada de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

En la gestión educativa, se ha desempeñado como asesora en la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación y subsecretaría de Políticas Docentes y Gestión Territorial de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires.

En diálogo con Diario Núcleo, Florencia Castro habló sobre sus metas en su nuevo rol como vicerrectora de la Unnoba y expresó: "Estoy muy contenta de volver a la universidad. Es como regresar a casa porque es una facultad que quiero mucho y en la que trabajé mucho en su desarrollo. Nuestra aspiración es que toda la región del noroeste bonaerense pueda acceder a la educación pública y de calidad".

- ¿Cómo fue tu experiencia en la subsecretaría de Políticas Docentes y Gestión Territorial de la Dirección General de Cultura y Educación?

- La verdad es que fue un gran desafío por el tamaño que tiene la provincia, la cantidad de alumnos, de docentes y de edificios. Fue una experiencia muy interesante que me dio un crecimiento personal muy interesante. También lo fue mi experiencia como vicerrectora en la Universidad de Ezeiza que me mostró otras realidades. Las problemáticas de los chicos del conurbano no son las mismas que los del interior de la provincia de Buenos Aires. Pero el trabajo siempre fue el mismo, buscar que más chicos puedan acceder a la educación.

- ¿Cuáles son tus metas como vicerrectora de la universidad?

- Nuestra aspiración es que los chicos puedan estudiar en su ciudad pero no porque no les quede otra, sino que lo hagan porque tienen una propuesta de calidad. Por supuesto que la universidad no tiene todas las ofertas disciplinarias existentes pero los jóvenes ya eligen la Unnoba por su calidad. En la sede de Pergamino tenemos alumnos de todo el país fundamentalmente en la carrera de Genética que es una especialidad muy importante con un gran desarrollo en la que ya tenemos graduados y doctorados que reciben ofertas laborales de diferentes países del mundo.

- Luego de tu paso por otras facultades, ¿cómo encontraste a la Unnoba en tu regreso?

- La veo muy grande y muy bien. La semana que viene cumplimos 20 años y si uno ve el desarrollo en todos estos años ha sido exponencial. El desafío es seguir creciendo, mantener los mismos estándares y generar mayores ofertas y mayor pertinencia. No solamente tenemos un centro universitario en Rojas sino que también tenemos uno en General Villegas y Los Toldos. Las ofertas en esas localidades se deciden a corte cerrada y en función de lo que la comunidad necesita.

- ¿Cuáles son sus expectativas por el colegio secundario de la Unnoba?

- Es un desafío que tiene que ver con generar una propuesta de educación secundaria que sea transferible a las otras instituciones de la ciudad. El fin último del proyecto es mejorar toda la educación secundaria. Pienso que luego de la pandemia los chicos han perdido un poco el hábito de asistir a la escuela y no es lo mismo la virtualidad que la presencialidad. Cuando se avanza en la escolarización se puede trabajar con la virtualidad y otras herramientas tecnológicas, pero considero que el vínculo es fundamental en instancias iniciales de formación, cuando son más chicos. La escuela no sólo enseña contenidos matemáticos o de lengua, sino que también enseña a convivir, respetar y entender al otro. Y eso se aprende con la presencialidad.

Comentarios