En Pergamino, poner a punto el auto para salir de vacaciones ya cuesta $45.000
LOS COSTOS, UN 100% MÁS CARO INTERANUAL

En Pergamino, poner a punto el auto para salir de vacaciones ya cuesta $45.000

El precio incluye el cambio de aceite, filtros y pastillas de freno; el refrigerante, la alineación y balanceo; y la VTV para un vehículo de media gama. Pero puede incrementarse si se requieren otras mejoras, como sustituir los neumáticos, batería, amortiguadores o hacer tren delantero.

Compartir

Noviembre llega a su fin, comienza diciembre y, junto al último mes del año, llega también la época de planificar de las vacaciones. Para quienes tengan pensado viajar en sus propios vehículos es importante saber que en los talleres mecánicos comenzó ya la temporada alta, que va desde noviembre hasta marzo.

Si bien la palabra final dependerá de cada caso en particular e incidirá el tipo y modelo de vehículo, así como también la complejidad y profundidad de los trabajos a realizar, para poner el auto a punto con la idea de viajar por las rutas cuesta por estos días desde 45.000 pesos. Cada auto es un mundo y, por más que sean el mismo modelo, del mismo año, con el mismo motor y comprado en la misma concesionaria, son muy pocas las chances de que un vehículo necesite exactamente las mismas reparaciones que otro. Hecha esta salvedad, es posible hablar de ciertas reparaciones que son más comunes y que suelen repetirse como patrón. 

La inspección técnica, que arranca en $3000 (si se tiene la suerte de no tener que reparar nada), garantiza una travesía segura y permite detectar fallas que pueden ser perjudiciales.

Los chequeos deben hacerse periódicamente, pero naturalmente llega fin de año y muchos se dan cuenta de que los dejaron para último momento. Lo más básico, como es el cambio de aceite y filtro, alineación y balanceo, cambio de pastillas de freno y la Verificación Técnica Vehicular (VTV) –obligatoria y que certifica que el coche esté en condiciones–, cuesta al menos 40 mil pesos para un vehículo de gama media, dependiendo del modelo del auto, los repuestos y el taller.

En la actualidad, el servicio de alineación y balanceo ronda los $4000, con altibajos según el lugar. Cambiar las pastillas de freno tiene un valor de al menos $8000, aunque varía según el modelo del vehículo, la tecnología del sistema de frenos y el eje a cambiar (delantero o trasero).

“Si hay que regular los frenos traseros -una de las fallas que más saltan en la VTV- hay que pensar en invertir a partir de 1800 pesos. Y hacer todo el trabajo de frenos completo en un vehículo liviano (auto), que incluye rectificar las campanas, cambiar cintas y el líquido, ya estamos hablando de 14 mil pesos”, explicaron.

Por otra parte, para cambiar el aceite (semi sintético) y los filtros se debe erogar alrededor de $18.000, incluidos los repuestos. Además, renovar el agua destilada y el líquido refrigerante puede llegar a costar 4 mil pesos. Además, se debe sumar la VTV, que es indispensable para circular en la ruta, y tiene un costo de $ 3150.

Continuando con los gastos necesarios para poner el auto a punto para viajar, es recomendable hacer todos los años una revisión mecánica general y un chequeo de alternador y burro de arranque. 

Hay talleres que hacen las revisiones de forma gratuita, pero de ser necesaria una reparación de alternador y burro se deben gastar unos $12.000, según lo presupuestado por los talleres mecánicos.

Finalmente, vale mencionar el costo de un kit de seguridad para el auto (balizas, botiquín de primeros auxilios y matafuegos). Es obligatorio y su valor alcanza los $4000. De todos modos, el impacto de estos gastos de service y mantenimiento puede bajar si los cambios se hacen paulatinamente antes de salir a la ruta.

Mantenimiento y seguridad

Los servicios mencionados anteriormente deben realizarse cada una cantidad determinada de kilómetros que varían según la marca, el modelo y el uso que se le dé al vehículo.  Sin embargo, la mayoría de los mecánicos coinciden en que ninguno de ellos debe faltar antes de un viaje largo.

Diferente es el caso de otros repuestos y servicios que resultan indispensables para el mantenimiento del auto y la seguridad en la ruta, pero no deben hacerse necesariamente todos los años.

Un ejemplo son los neumáticos. Los expertos recomiendan cambiarlos cada 40 mil kilómetros, pero con un mantenimiento adecuado pueden durar más tiempo. De todas formas, el tener cubiertas en condiciones es, junto con los frenos, lo más importante en materia de seguridad. Para cambiar las cuatro ruedas, se deben gastar $140 mil si se respetan las medidas originales de los autos de media gama (por ejemplo rodado 14).

“Lo primordial para cualquier persona que vaya a salir de viaje es revisar los neumáticos. Porque partimos de la base de que hay que completar un tramo largo y es un elemento fundamental en la seguridad”, advirtieron.

En ese sentido, de mano de obra se puede gastar $10.000 para un tren delantero completo y algún repuesto, y se pueden desembolsar hasta $35.000 si hay que cambiar amortiguadores. Y una vez que se revisa eso, también hay que aprovechar para ver si hay algún otro desperfecto, como puede ocurrir -por ejemplo- en los bujes. Otro gasto que no aparece todos los años, pero es inevitable es la compra de una batería. Hoy las más económicas (poca duración) cuestan hasta $17.000.

En cuanto a otra de las fallas más comunes que se detectan en la VTV, y que suelen obligar a los conductores a regresar una vez más en búsqueda de la ansiada oblea, las lámparas de luces (ya sean de stop o delanteras) rondan los 700 pesos y, si se compra en un mismo taller y como parte de un service integral, no se cobra la colocación. 

En un hipotético caso de que los principales detalles de un auto estén en muy mal estado, un service completo e integral rondaría los 150.000 pesos. Sin embargo, y como resaltan los especialistas destacados, es “muy difícil” que haya que hacerle todo junto al vehículo. Y, a modo de promedio, destacan que -más allá de las particularidades de cada caso- hay que pensar en una inversión de 45.000 para salir tranquilos y con el auto en condiciones.

Otros costos

El constante aumento de precio de los combustibles durante el año pasado, sumado a la suba de 2022, le agregó un plus al bolsillo para quienes se mueven en auto y que incide directamente a la hora de vacacionar.

Llenar un tanque de nafta de unos 40 litros representa un gasto de unos $6.800. Si en el mes se gastan dos tanques -es el promedio para alguien que usa el auto particular para ir al trabajo, hacer compras, llevar a los chicos a la escuela y otras actividades recreativas-, entonces el costo cada 30 días ascenderá a más de $13.000

En el cálculo mensual también se deben tener en cuenta los valores de las cocheras –si se requiere–, estacionamiento medido, seguros, peaje, lavado, impuestos y visitas al taller. La suba anual en la valuación de los vehículos elevó los impuestos que pesan sobre las unidades. Tanto el cálculo de la patente que en la Provincia se abona en cinco cuotas anuales como el costo del seguro tienen en cuenta el valor del vehículo.

La cuota de la patente automotor de un rodado 2013 ronda los $3500, lo que multiplicado por cinco da $17.500 por año, mientras que un seguro contra terceros completo ronda los $5000 por mes.

Etiquetas
logo
Comentarios