Melquíades: el gin pergaminense que llegó a todo el país
EMPRENDIMIENTOS LOCALES

Melquíades: el gin pergaminense que llegó a todo el país

Juan Lus, uno de los dueños de la destilería, habló con Diario Núcleo sobre cómo se trabaja en la pyme que en diciembre del 2019 vendió su primera botella y hoy tiene presencia en todas las provincias de Argentina.

Compartir

La Ginebra nació en Holanda en el XVI y fue creada por Francis Sylviius de la Boe, médico y físico. El destilado creado por el médico llegó al Ejercito holandés durante la Guerra de los 30 años (1618-1648) y los soldados comenzaron a usarlo para ganar coraje en el campo de batalla. El Ejército inglés era aliado del holandés y los soldados británicos no tardaron en probar la bebida y esto hizo que en poco tiempo la Ginebra llegara a Londres.

Se dice que precisamente en esa ciudad la bebida Ginebra pasó a llamarse Gin debido que los consumidores, luego de un par de copas, no lograban pronunciar el nombre completo y lo acotaban.

El trago Gin Tonic nació tiempo más tarde y como consecuencia del temor que existía en la Inglaterra colonial de importar la malaria desde algunas de sus colonias. Los soldados que vivían en la India consumían corteza en polvo de quinina, que en aquel entonces se usaba como antídoto contra la malaria. El problema radicaba en que su gusto era muy amargo y necesitaban una combinación para que la medicina sea más tolerable, y por ese inconveniente comenzaron a agregarle azúcar y agua. De esta manera se creó la "Indian Tonic Water".

En Inglaterra, a mediados del siglo XVIII, apareció una nueva versión del agua tónica que contenía agua carbonatada y quinina. Al mezclar esta nueva tónica con agua, limón y Ginebra, el Gin Tonic se convirtió en la bebida nacional del país.

Aquel trago creado a mediados del siglo XVIII aumentó su consumo mundial un 30% en el año 2020. Durante los últimos años el gin ha generado un cambio en los hábitos de consumo en los locales nocturnos y cada vez son más las personas que lo eligen para disfrutar de una reunión con amigos, en bares y fiestas.

Según un relevamiento realizado en bares de CABA y el Gran Buenos Aires, el trago es la bebida más popular de la actualidad superando en consumidores al mítico Fernet con Coca.

Debido al boom del Gin Tonic, Diario Núcleo habló con Juan Lus, uno de los dueños la destilería de gin "Melquíades" de Pergamino sobre cómo es el trabajo en la pyme que en diciembre del 2019 vendió su primera botella y hoy tiene presencia en todas las provincias de Argentina.

Destilación, coleccionismo y una pregunta clave

"Melquíades" nació a partir de la iniciativa de tres personas, el licenciado en Turismo Andrés Villafañe, la licenciada en Comunicación Social Natalia Pereyra y el ingeniero agrónomo Juan Lus. Como suele suceder en las pequeñas empresas, todos sus integrantes hacen un poco de todo, pero también tienen sus tareas bien distribuidas y Juan es el encargado de la producción de la bebida.

"Arranqué con el destilado de bebidas desde muy chico, entre los 7 u 8 años, cuando comencé a destilar grapa junto a mi abuelo. Él era el típico tano que hacía grapa y vino para toda la familia y a mi eso me gustó mucho", dice Juan.

Su gusto por la destilación etílica se combinó a sus 20 con su faceta de coleccionista. "Soy un coleccionista medio extraño porque colecciono cualquier cosa que pueda llegar a estar en algún bar o que tenga relación con la bebida. Esto incluye bebidas actuales y antiguas, y también cartelería o ceniceros. Y en lo referido a las bebidas, colecciono bebidas alcohólicas, agua y gaseosas. Mis condiciones a la hora de incorporar una bebida nueva a mi colección son: siempre tiene que ser original, tiene que estar llena y siempre tiene que ser de vidrio con tapa de metal o corcho. Hoy en día tengo en mi casa entre 7 y 8 mil botellas, entre las cuales sólo hay 10 o 12 vacías".

Durante una reunión de amigos en la casa de Juan, Andrés Villafañe le hizo una pregunta que hoy podría interpretarse como la piedra fundacional de "Melquíades": "Juan, ya que sabés tanto de bebidas, tenés una gran colección y te gusta tanto el tema ¿no pensaste en ponerte a producir?".

Del alambique de un litro a dos 50

El proyecto se puso en marcha cuando los socios lograron conseguir alambiques de cobre para poder realizar la destilación. El primero que consiguieron era de un litro y en él comenzaron a realizar las primeras pruebas para alcanzar el producto que estaban buscando.

Simultáneamente con las pruebas del producto, comenzaron a buscar un local para montar la destilería. Una vez que Juan encontró la bebida que estaba buscando en sus pruebas, compraron un alambique de 20 litros en el que comenzaron a realizar las primeras producciones del gin. Y así fue como a comienzos del año 2019 nació la destilería "Melquíades", en alusión al gitano que llevaba inventos y descubrimientos de todas partes del mundo cada mes de marzo a Macondo, la ciudad que inventó por Gabriel García Márquez en su libro "Cien años de soledad", uno de los máximos exponentes del realismo mágico en literatura. "Me voló la cabeza ese libro", recuerda Juan.

"Lo curioso de la empresa es que, si bien estamos aprovechando la ola de consumo que existe con el gin, siempre la pensé como una destilería variada. Es innegable que nuestro corazón está en el gin, pero también tenemos otros productos, actualmente estamos haciendo grapa que fue con la bebida que me inicié en la destilería, y estamos por sacar nuestro tercer vodka. Y en muy poco tiempo vamos a sacar una absenta", dice Juan.

La pasión de Juan Lus por los productos que genera es total, y por eso también es muy grande la exigencia que se impone a la hora de trabajar. "Como consecuencia de querer hacer un gin muy profesional decidimos montar una línea de deshidratados propia, los hacemos a todos nosotros. En vez de comprar los botánicos disecados, apostamos por comprar la fruta y realizar el disecado nosotros mismos"

La destilería con mayor versiones de gin del país

La empresa tiene una gran cantidad de versiones distintas, desde aquellos que son bien livianos y frutales hasta otros que se caracterizan por ser más herbáceos y potentes. También han lanzado al mercado dos versiones de gin en roble que se comercializa casi como un whisky, y tienen planeado realizar una edición de gin en barril conjuntamente con una de vodka también en barril. Con respecto a lo que distingue a "Melquíades" de las demás destilerías, Juan dice: "Vas a encontrar que la mayoría de las destilerías tienen una sola versión de gin, algunas tienen 2, pocas tienen 3, casi ninguna tiene 4, solamente una tiene 5 y nosotros tenemos 9. Somos la destilería de la Argentina con mayor cantidad de versiones de gin en el mercado".

- Hablando del mercado, ¿cómo le fue a la empresa en términos de ventas?

- En diciembre del 2019 vendimos nuestra primera botella. Y por cuestiones relacionadas con la pandemia, comenzamos realmente nuestra actividad comercial en junio del 2020. Siempre creí que en Pergamino íbamos a vender alrededor del 3% de la venta total, y la verdad es que nos terminó sorprendiendo la respuesta del público. Pero no solamente por las compras, sino también por el acercamiento y el acompañamiento al proyecto. Saliendo de la ciudad, vendemos nuestro producto desde Ushuaia hasta Jujuy. Por supuesto que en algunos lugares somos más fuertes que en otros, como por ejemplo en Rosario, Buenos Aires, Gran Buenos Aires, centro de la provincia y en la costa atlántica.

- ¿Cuáles crees que son los puntos fuertes del gin "Melquíades"?

- Si tengo que hacer una caracterización de cómo son nuestros productos, te podría decir que son productos muy cuidados y que están hechos con muchísima pasión. Somos muy estrictos con la calidad, desde el día uno tuvimos todas las habilitaciones, todos nuestros alambiques son de cobre y no de acero inoxidable, a los cítricos los elijo yo mismo, usamos los mejores botánicos, la mejor agua y el mejor alcohol. Como consecuencia de todo eso, yo pienso que estamos dentro de los mejores standares de calidad que se puede llegar a obtener en Argentina. En resumen, "Melquíades" es un producto muy cuidado.

Comentarios