El precio de los alimentos subió un 45% durante 2022
ENTRE ENERO Y JULIO

El precio de los alimentos subió un 45% durante 2022

La Cámara de Comercio de Alimentarios de Pergamino realizó un informe sobre la inflación sufrida en el distrito en julio que reveló que los alimentos y otros productos subieron, en promedio, un 8%. Con ese número, el acumulado durante los primeros 7 meses de 2022 alcanzó el 45%.

Compartir

La búsqueda de precios es un valor que cobra fuerte preponderancia en tiempos de crisis, cuando las opciones más económicas toman el mando. Sin embargo, y según dónde sea el punto de compra, los precios de un mismo producto varían.

Los ejemplos son múltiples, pero se siente aún más en los alimentos que constituyen la canasta básica, lo que provocó que los consumidores perdieran los valores de referencia al momento de salir a los mercados.

Esto se da porque el fenómeno inflacionario se ha transformado en persistente y han transcurrido tres períodos presidenciales sin que estas administraciones pudieran ponerle freno.

Este problema, como la gota de agua que erosiona la materia, perfora los bolsillos de los asalariados, de los que trabajan de manera informal, de los jubilados, de los pensionados y beneficiarios de planes sociales.

Además, les hacen perder sus ingresos de forma más rápida y los priva, en muchos casos, de llegar a fin de mes con recursos dinerarios y constituye la máxima preocupación de los ocupantes de las oficinas de Casa Rosada y del Ministerio de Economía que han elaborado planes para contener un alza de precios que, en las últimas horas, se ha tornado implacable.

La inflación en Pergamino

La Cámara de Comercio de Alimentarios de Pergamino realizó un informe sobre la inflación sufrida en el distrito en el mes de julio que arrojó como resultado que los alimentos y otros productos subieron, en promedio, un 8%. Con ese número, el acumulado durante los primeros 7 meses de 2022 alcanzó el 45%.

Pero más allá de eso hay datos llamativos. El trabajo está hecho sobre un relevamiento del movimiento de precios en mercados locales que contó con información de 34 comercios de distintos volúmenes y ubicación geográfica dentro de la ciudad cabecera, mediante un segmento de 460 artículos de misma marca, envase y contenido.

La comparación es entre junio y julio, donde puede observarse que los precios de los alimentos subieron un 8,73% en un mes. Dentro de este rubro se registraron incrementos de hasta un 15,8% en pastas frescas, 10,8% en envasados de almacén y 9,5% en panificados. Los que menos subieron fueron la carne bovina y porcina (4,4%).

Los artículos de limpieza y tocador, que incluye artículos de limpieza (9,7%) y productos de higiene personal (7,5%), alcanzaron un alza promedio del 8,61%. En tanto, los comercios gastronómicos incrementaron sus precios un 5.44% en promedio.

El precio de los alimentos no paran de subir

El problema de los precios de los alimentos fue analizado por los integrantes de la CGT quienes señalaron que “la urgente necesidad de emprender un camino descendente desde el pico inflacionario”, según señaló uno de sus titulares, el sanitarista Héctor Daer.

Para el director de la consultora LGG, Guido Lorenzo, “la inflación de nuestro país es persistente. Y, en los últimos meses, esa persistencia muto en aceleración provocando un fenómeno de sofocamiento. Corroe el poder de compra y uno se pregunta ¿hasta cuándo?”.

Pretender controlar la inflación desde la Secretaría de Comercio es sencillamente un error de diagnóstico. A pesar que muchos comienzan a observar los pasos del nuevo encargado del área, hasta el momento, no ha dejado ninguna clave de lo que será su gestión.

Comprar en Europa es más barato que en Argentina

Según un informe de Bloomberg Línea, la guerra entre Rusia y Ucrania marcó una carrera ascendente para los aumentos generalizados de precios que ya venían sufriendo la crisis del Covid-19. Tal es así que Italia, registró en junio un aumento del 8% frente al mismo mes de 2021, la mayor suba interanual desde 1986, según el instituto de estadísticas Istat.

Tras relevar precios de diversos supermercados y teniendo como base la canasta básica alimentaria, un adulto necesitará poco más de 209 euros para poder cubrir sus necesidades alimenticias esenciales.

En tanto, en España, un adulto necesitó casi 163 euros para hacerse de una canasta alimentaria básica durante junio. Y es que en el país ibérico también está sufriendo un récord en la suba de precios. Durante junio, la inflación escaló un 10,2% interanual, su nivel más alto en 37 años, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Precios contra salarios

La diferencia entre los salarios mínimos de Argentina y los principales países europeos también se hace notar. El informe de Bloomberg Línea detalla que actualmente, el salario básico, vital y móvil asciende a $45.540 por mes en la Argentina. Esto es unos 342,93 euros mensuales, al tipo de cambio oficial. De esta manera, el acceso a la Canasta Básica Alimentaria representa un 66,69% del sueldo de un adulto.

En tanto Alemania contaba para junio con un salario de 9,8 euros la hora, lo que equivaldría a 1.621 euros mensuales. Es así que, sólo un 8,2% del salario mínimo se destina a completar una canasta alimentaria básica. Recientemente, el Parlamento alemán validó un incremento, por el que se pasa a partir de julio a 12 euros por hora trabajada.

En España, la cifra es aún inferior. El Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó para junio un salario anual de 14.000 euros, es decir 1.166 euros por mes. Así ponderando el salario mínimo, se destina un 13,8% a la compra de los alimentos necesarios para subsistir.

En Italia no se encuentra establecido un salario mínimo, pero las estimaciones oficiales lo ubican entre los 1.000 y 1.400 euros mensuales, por lo que se destina un 17,3% a la conformación de una canasta alimentaria.

En Alemania, por su parte, la inflación se moderó en junio al 7,6% –tres décimas menos que el dato de mayo–, tras la introducción de medidas de alivio por parte del Gobierno, incluyendo descuentos en los transportes públicos y el combustible, según la Oficina Federal de Estadística (Destatis). Sin embargo, la canasta básica alimentaria para un adulto alcanzó poco más de 136 euros, siempre comparada con los alimentos relevados por el INDEC.

La crisis energética y la preocupación por los precios es moneda corriente entre los países europeos y el principal desafío para lo que resta del año. Con el resto de Europa replicando situaciones similares, el Banco Central Europeo (BCE) determinó este jueves un plan para frenar la inflación, y subió la tasa de interés en 50 puntos básicos por primera vez en 11 años.

El cambio en la política monetaria en la zona euro empieza, de esta manera, a alinearse gradualmente a las subas que hace dos meses comenzó a implementar la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos.

La medida comenzará a regir el 27 de julio, y se da en un momento donde la inflación anual en la Unión Europea se disparó al 9,6% en junio. En los 19 países que utilizan el euro alcanzó el 8,6%.

Etiquetas
logo
Comentarios