No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo
Marcelo Pacífico: “Pergamino creció, pero su infraestructura no lo hizo al mismo ritmo”
ENTREVISTA POLÍTICA

Marcelo Pacífico: “Pergamino creció, pero su infraestructura no lo hizo al mismo ritmo”

El ex Senador provincial por la Segunda Sección Electoral habló con Diario Núcleo y dio su parecer de cómo ve la ciudad y al distrito. Además, opinó de la crisis política que atraviesa el país y aseguró que el Kirchnerismo perderá la presidencia en 2023.

Compartir

Luego de ser Senador Provincial desde 2015 a 2019 representando a la Segunda Sección Electoral, Marcelo Pacífico volvió a priorizar su actividad en el ámbito privado, ejerciendo la abogacía y dejando atrás un poco la vorágine de la gestión pública, algo que conlleva mucho tiempo y demanda energía.

Más allá de eso, no puede ocultar su pasión por la política y cada vez que surge una charla con el profesional del derecho institucional, es inevitable terminar hablando de la actualidad de país en materia política y económica, del armado de la Segunda Sección Electoral y de otros tantos temas que rodea lo público. En diálogo con Diario Núcleo, Pacífico contó cómo es su nueva vida, opinó de la crisis política que atraviesa el país y hasta manifestó quién es la persona ideal para que sea Presidente a partir de 2023.

-¿Cómo son sus días alejado del mundo de la política?

-Son más plácidos (risas). Volví a ejercer mi profesión de abogado y he recuperado tiempo disponible, algo que nunca había tenido. Ese tiempo lo distribuyo en mi trabajo, mi familia y mis amigos; pero también se lo doy a mi gran pasión que es la lectura, algo que en los últimos años había perdido. Siempre leí, pero ahora logré ese tiempo que necesito para esa introspección que la lectura me permite.

  • El abogado recuperó tiempo para disfrutar con su familia y reencoontrarse con su otra pasión: la lectura; pero sigue muy de cerca los procesos políticos.

-¿Qué le gusta leer?

-Me gusta leer todo lo que me ayude a comprender cómo funciona o cómo debe funcionar una sociedad. Por lo tanto, me gusta la historia, la historia económica y me gusta indagar sobre algunos acontecimientos claves que te permiten comprender muchas veces cómo son las secuencias, cómo se disparan los conflictos, cómo escalan y cómo se logran amainar. Leo mucho sobre la Guerra Civil Española, ya que considero que la historia de España es muy rica, como también lo es la historia argentina.

-¿Sigue participando en encuentros políticos?

-Siempre intervengo en Juntos por el Cambio desde la línea que conduce Emilio Monzó, en un espacio que representa al interior productivo de la provincia con receptores medios. Estoy convencido que la gravedad de la situación impide que desde un sector único pueda resolverse esta crisis que estamos viviendo. La profundidad de la decadencia argentina obliga ampliar las miradas, convivir y empujar junto gente que no siempre piensa lo mismo que uno, porque tiene otros orígenes. Ninguna estructura que sea muy cerrada está en condiciones de manejar la Argentina. 

-¿Cómo tomó todo estos cambios que se han dado en el Gabinete Nacional en esta última semana?

-Una cosa es lo que uno desea y otra muy diferente es aplicar el sentido común que se logra con la experiencia de la vida. Cada tanto aparecen situaciones críticas, donde también surgen dirigentes o personajes que generan atracción ante la profundidad de esa crisis. Muchos le ponen a ese personaje toda su esperanza. En esos casos, hay algo que es positivo y es que el gobierno al menos está tomando iniciativas. Porque no hay que olvidarse que el gobierno de Alberto Fernández siempre actuó por reacción, ya que es un gobierno, como se dice ahora, procrastinador que postergó todas sus decisiones, a tal punto que cuando se tomaron, fue tarde y los efectos no fueron positivos. En este caso apostaron a que Massa se hiciera cargo de una especie de súper ministerio y habrá que ver cómo termina todo esto.

-En un medio nacional Emilio Monzó manifestó que Argentina está en un barco a la deriva y con un presidente ausente…

-Sí, estoy de acuerdo. Lo que tenemos en claro es que lo único exitoso que ocurrió en la Argentina en los últimos 40 años fue haber preservado el sistema democrático. Hay que aferrarse a eso, en el sentido que cualquier salida tiene que ser dentro del marco republicano.  Hay que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que este gobierno termine su mandato y pueda entregar, el 10 de diciembre del año que viene, el poder al gobierno que lo vaya a suceder, porque estoy seguro que no van a ser ellos. 

-Está convencido que el actual Gobierno Nacional no va a ganar en 2023…

-No tengo dudas. La oposición va a tener que plantear su oferta adecuadamente, porque no le veo ninguna posibilidad al gobierno de Alberto de ganar el año que viene. Seguramente lo que intenten hacer es retener la provincia de Buenos Aires. 

  • Rogelio Frigerio, Marcelo Pacífico y Emilio Monzó. 

-Una de las críticas que se le puede hacer a la oposición es que a un año y medio de las elecciones aún no hay un candidato firme y fuerte que pueda enfrentar al actual gobierno nacional…

-No estoy de acuerdo con esa crítica. Quien no tiene candidatos es el oficialismo. Cristina, Alberto y el propio Massa tienen cerca de un 70% de imagen negativa. Es casi imposible que alguno de ellos pueda acceder por vía electoral a la presidencia, al menos que haya grandes cambios.

-En cambio la oposición sí tiene dirigentes que pueden ser candidatos a Presidente, como Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Facundo Manes y Gerardo Morales. Seguramente me esté olvidando de alguno. La oposición hoy tiene candidatos, pero lo que se tiene que definir son las reglas del juego para ver de qué modo se dirimen.

-De esos cuatro o cinco nombres que mencionó, ¿cuál es el que más le gusta?

-Las posiciones firmes como la de Patricia Bullrich ayudan. Desde el grupo de Emilio (Monzó), tenemos una visión de apertura. Esto que te digo ya es una reflexión muy personal, y considero que todo proceso de apertura tiene que construirse desde una posición sólida y firme. Es decir que la apertura no tiene que implicar que se desdibuje la esencia del espacio político. No hay que tergiversar los valores republicanos, de transparencia, de apertura al mundo, de crecimiento económico y de apoyo a la actividad productiva. Hay y comprender que tenemos una verdadera locomotora en el sector agroalimentario y agroindustrial. Hay que abrirse a otros sectores políticos desde una identidad consolidada y lo que veo es que Patricia (Bullrich) está expresando eso.

-Rogelio Frigerio dijo en la semana que creía que Massa no iba a mostrar algo distinto a lo que viene mostrando el Gobierno…

-Coincido. Massa es más audaz, porque tiene una visión de mayor apertura con el mundo y puede posicionar al país, pero en general podemos decir que es más de lo mismo. 

-¿Quién preside el país para usted, Alberto, Cristina, entre los dos?

-El presidente es Alberto, sobre eso no hay discusión. El tema es si es la autoridad o no, y si esa autoridad tiene poder. Porque para ser eficiente, la autoridad tiene que tener poder. Pero cuando sucede como ahora, inexorablemente esa autoridad termina siendo ineficiente. Alberto tuvo la posibilidad de juntar la autoridad con el poder, pero no supo aprovecharla. En el transcurso de su gestión lo que hizo fue a perder autoridad.

-¿Cómo ve en la actualidad a Pergamino?

-A Pergamino lo veo bien, aunque me gustaría verlo mejor, porque todos queremos que distrito evolucione. Somos parte de una ciudad donde se puede vivir bien, pero no la veo destacándose. Siempre una ciudad puede estar mejor y Pergamino también. Estamos en un momento en el que la soja cuesta 600 dólares y nos ubicamos en el epicentro de lo que el mundo necesita. 

  • Su paso como senador le permitió adquirir experiencia política a nivel provincial.

-Me gustaría que eso vaya acompañado, no sólo con obras de infraestructura básica que no dejan de ser importantes, pero hay otras cuestiones que deben acompañar el crecimiento. Faltan obras de infraestructura de base, como por ejemplo en la red de agua, y eso se debe a falta de inversión a lo largo del tiempo. Pergamino es una ciudad que creció, pero su infraestructura no lo hizo al mismo ritmo, como por ejemplo en agua y cloacas. 

-¿Cuáles son sus metas políticas de cara al año que viene?

-Mi apuesta es a una construcción política colectiva. A esta altura de mi vida no tengo una ambición personal de satisfacer a través de la política. Mis años me permiten distinguir la vocación de poder a la de la ambición, y hay mucha gente que tiene esta última, porque están motivadas por su ego, algo que sucede mucho en el mundo de la política. 

-Deseo estar en una construcción política y social que ponga a los argentinos a apoyar a la locomotora que tiene el país para ir enganchando el resto de los vagones. Los argentinos tenemos que comprender que hay posibilidades de hacer las cosas bien y tener la suerte que en algunos años se puedan ver los resultados.

Más notas políticas de Diario Núcleo

  1. José Agudo cuestionó el servicio de los CAPS: "Funcionan como oficinas administrativas"
  2. Javier Martínez: "Las renovaciones son positicas, pero estoy cómodo en mi gestión"
  3. Marcelo Gear: “Abad tiene la misión de unir al radicalismo, pero no está trabajando en eso”
  4. Ricardo Alessandro: “Es un gran desafío estar al frente de una ciudad en constante crecimiento”
  5. Gastón Manes: “El próximo presidente de la Argentina va a ser radical”
  6. Miguel Piedecasas planteó "modernizar el Poder Judicial e implementar la inteligencia artificial"
  7. Lisandro Bormioli: "Se nota el desgaste y la falta de desafíos de la gestión de Martínez"
  8. Román Bouvier: “Rojas se merece tener un Senador Provincial”
  9. Ramiro Illia: "El radicalismo tiene que conducir los destinos de Pergamino a partir de 2023”
  10. Ignacio Maiztegui: “Martínez tiene que ser el candidato de Juntos"
  11. Leandro Illia: “Mi padre Arturo añoraba mucho Pergamino"

 

Comentarios