Alfonzo: el pueblo pergaminense que alguna vez perteneció a Rojas
HISTORIAS DESTACADAS

Alfonzo: el pueblo pergaminense que alguna vez perteneció a Rojas

Durante más de 80 años se debatió legalmente a quién pertenecía realmente el pueblo. Hasta que un acuerdo entre los intendentes fijó los destinos de la localidad y sus pobladores.

Compartir

Mariano H. Alfonzo es una localidad de Pergamino, que se ubica ubica sobre el kilómetro 249 de la Ruta Nacional 8, al límite con Colón. Lo que pocos saben sobre Alfonzo, es que no siempre perteneció a los pergaminenses. Tiempo atrás, el pueblo que no supera los mil habitantes, fue territorio de del distrito de Rojas.

Sí. Alfonzo fue una localidad tan rojense como lo son en la actualidad Carabelas o Rafael Obligado. El tema fue muy conflictivo en aquel entonces, donde se originaron reclamos de los dos lados. Hasta que, en 1966, el intendente de Rojas, Rodolfo Martínez Bravo, y su par pergaminense, Héctor Ahumada, llegaron a un acuerdo.

Desde cuándo pertenece a Pergamino

El 4 de enero de 1967 ambos mandatarios sellaron un arreglo y, desde la fecha mencionada, el pueblo pasó a pertenecer a Pergamino. El historiador Hugo Silveyra le contó a Diario Núcleo que el acta acuerdo decía, por ejemplo, que: “Después de analizar la situación del límite, estudiado por la Dirección de Geodesia en 1933, y aprobado por el Poder Ejecutivo según decreto del 26 de junio del mismo año, los intendentes labraron un Acta Convenio por la que aceptaron en todas sus partes la decisión del Poder Ejecutivo, sobre la base de los límites”.

Enojo de los vecinos de Rojas y Alfonzo

Sin embargo, tanto en Rojas como en Alfonzo, los vecinos se movilizaron; se constituyó, el 20 de enero, la “Comisión Pro Integridad Territorial del Partido de Rojas” y en el pueblo la “Comisión Vecinal de Alfonzo Pro ratificación derechos de Rojas”.

El historiador rojense mencionó que “en los medios escritos se publicaban las más variadas críticas a la actitud del intendente Martínez”. Desde la Comisión de Alfonzo manifestaron al intendente de Rojas su total desacuerdo con la decisión tomada sin consultar a los vecinos.

El 27 de enero se efectuó en Rojas una nueva reunión vecinal a la que asistieron más de cien personas. Allí se ratificó a los integrantes de la Comisión para coordinar acciones a seguir. Se enviaron notas al gobernador, al ministro de Gobierno y al director de Asuntos Municipales, para que no se convalide el acuerdo entre los intendentes, hecho a espaldas tanto de la gente de Rojas como de la de Alfonzo, según detalla Silveyra en su libro último libro.

Las notas referidas no tuvieron respuesta. Entonces, oficialmente quedó aprobado el acuerdo antes mencionado y la localidad pasó a depender en su totalidad de Pergamino. Por entonces hubo delegados municipales tanto de Rojas como de Pergamino. También durante algunos años funcionaron dos destacamentos policiales. Al concluir el conflicto de límites, el destacamento pasó a Pergamino, según resolución de la Jefatura de Policía de la Provincia de Buenos Aires del 4 de julio de 1967.

El conflicto duró más de 80 años

Respecto al tema de conflicto de límites, el vecino de Alfonzo, Julio Elizalde, realizó una valiosa investigación, plasmada en su libro Mariano H. Alfonzo – Feliz Centenario (1897-1997). Allí relata que a poco de instalada la Estación Alfonso se generó una cuestión de límites entre Pergamino y Rojas. La frontera entre ambos partidos había sido establecida por ley del gobierno provincial, fechada en 25 de octubre de 1864, cuando se resolvió una subdivisión en cuarenta y cinco partidos. En la reglamentación del 24 de febrero de 1865, quedaba fijada la delimitación entre los distritos.

El conflicto surgió en mayo de 1883, cuando el vecino Juan Foz hizo una mesura para dividir el campo a fin de entregar parcelas a sus hijos. Allí se produjo una cuestión dudosa, al no encontrarse algunos de los mojones oportunamente instalados. Cincuenta años después, en 1933, la Dirección de Geodesia provincial efectuó un replanteo del amojonamiento y dictaminó restablecer la demarcación.

Ese año se concluyó que “los límites entre ambos partidos eran claros y precisos”, por lo que se aconsejaba su aprobación. La Municipalidad de Rojas no aceptó la resolución, al considerar que “se estaba despojando al distrito de parte de su territorio”, y mantuvo activa la Delegación Municipal en el lugar.

El conflicto continuó. Hubo presentaciones judiciales originadas por Rojas. La situación siguió en la indefinición. Los vecinos tomaban parte activa, ya que para el pago de tasas o diversos trámites administrativos debían trasladarse a Rojas, distante unos 50 kilómetros, por caminos de tierra. Quienes no tenían medios de movilidad propios debían moverse en colectivo, haciendo combinación en Pergamino. Durante la década de 1950 se gestionó reiteradamente ante las autoridades rojenses para encontrar una solución definitiva.

Los orígenes de Alfonzo

Mediante la Ley Nacional N° 3462 del 4 de enero de 1897, la Empresa del Ferrocarril Central Argentino construyó el ramal ferroviario Pergamino–Melincué, levantando estaciones intermedias. El 23 de febrero de 1897 se le asignó el nombre de Alfonso a la estación situada en el kilómetro 21,5 de ese ramal.

La denominación fue mantenida hasta que, por decreto provincial del 23 de febrero de 1945, le cambiaron el nombre original, imponiéndose el de Mariano H. Alfonzo. Su primer jefe, Luis Calandri, permaneció en el cargo hasta 1901.

Aun sin divisiones parcelarias se fueron construyendo negocios; los primeros fueron un almacén de ramos generales, una carnicería, una herrería y una carpintería. En 1908 se había instalado el destacamento policial, dependiente de la comisaría de Rojas.

Por entonces, según relata Omar Pollo en su libro Génesis de un Pueblo II, “el señor Pedro Iribarne pone en funciones a un señor de apellido Quiroga, que fue el primer delegado que hubo en la zona de Carabelas y Alfonzo”. 

Comentarios